Eco Diario de la Palabra
 

YO QUIERO SER ESE POLLINO


Yo quiero ser ese pollino. Que vengan los que vienen de parte de Jesús, me liberen de años de ataduras, de una vida estabulada, y despertar a la alegría de la nueva vida que trae nuestro rey. ¡El Señor me necesita!

Yo quiero ser de esos que vienen de parte de Jesús, desatando esclavos del egoísmo, liberando presos de comodidades, poniendo en pie a los aplastados por la injusticia, para que salgan todos al encuentro de la nueva vida.

Yo quiero ser de los que saltan de alegría, alabando a Dios grandes voces, porque es tiempo de perdón, de olvido de cuentas, de resanar heridas nunca cerradas, de recuperar la dignidad perdida, de vivir de pie.

Yo quiero ser esa piedra que grita cuando todos callan. Basta ya de esclavitud, ceguera, soledad e ingratitud. El mundo necesita un nuevo rey que nos libere. Y ese rey ha llegado. Viene en mis lomos. No le encuentro explicación. No la busco. ¡Sólo siento que la alegría inunda mi vida y que no puedo dejar de bailar!