Eco Diario de la Palabra
 

TERNURA (Carmen Jalón)


Nuestra colaboradora Carmen Jalón ha publicado hace unos meses el libro TERNURA. 

He hecho Ejercicios Espirituales con Carmen dos veces, y me ha quedado siempre una profunda huella de palabras pronunciadas, ejercicios realizados (oración personal, danzas, ejercicios corporales, cuentos, propuestas de sanación…). Cuando me regaló su libro, fue como revivir los Ejercicios y revivir sentimientos positivos y llamadas: la mente de principiante, los gestos cálidos, la llamada a ser como niños, el abandono en las manos del buen Padre, la compasión, la aceptación de la fragilidad propia como “una oportunidad para despertar nuestra ternura”.

Ternura, dice Carmen en una entrevista para la Revista Vida Nueva, no es sentimentalismo, tiene que ver con desenfocarse de uno mismo e interesarse genuinamente por el otro y dejarse tocar por su historia; si motivado por una sana intención, te centras en él con tu mirada, con tu escucha, con la suave caricia, se produce en ti un cambio cerebral cuyo resultado es el silenciamiento mental del que brota el reconocimiento de su dignidad y se produce la sintonía de corazón a corazón. Si no somos sensibles al sufrimiento de otros, nos volvemos indiferentes. Es la cultura de la indiferencia de la que habla el Papa Francisco.

Vivir el “aquí y ahora” nos permite desarrollar una auténtica interioridad porque estamos cultivando una “actitud del corazón, que vive todo con serena atención, que sabe estar plenamente presente ante alguien sin estar pensando en lo que viene después, se entrega a cada momento como don divino que debe ser plenamente vivido” (Laudato si’ 226)

En vez de criticar, juzgar o culpabilizar, podemos arropar la pequeñez de los demás. También la propia. Acogernos en la fragilidad esponja los corazones.

A falta de participar en algún curso con ella directamente, lo cual es muy recomendable, podemos empezar por la lectura de este sencillo y profundo libro.