Eco Diario de la Palabra
 

te llevo a mi casa… CUARTA SEMANA ADVIENTO 2016


CUARTA SEMANA DE ADVIENTO. Mateo (1, 18-24): 

 ¡¡TE LLEVO A MI CASA!! ¡QUIERO RECIBIRTE! 

 .

El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto. 

Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: «José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados.» 

Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor por el Profeta: «Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa «Dios-con-nosotros».» 

.

Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y se llevó a casa a su mujer.

.

Te llevo a mi casa, quiero recibirte: la vida es una mezcla de idas y venidas, de subidas y bajadas, de derechas y de izquierdas. ¿Quién camina en una única dirección para siempre?, ¿quién tiene claro cómo, dónde, con quién y para qué?

.

El bueno de José también supo de estas idas y venidas. Y María, claro… Un sigo por aquí, ahora para el otro lado, ahora de nuevo en camino, luego volver a caminar… Supongo que les bastaba con una única señal verdadera: DIOS CON NOSOTROS. Y si Dios está con nosotros ¿quién contra nosotros?

.

Estamos a las puertas de la Navidad. Acoger a Jesús en tu casa pasa también por llevarte a María. Como José. Esto de acoger a Dios en nuestra vida, esto de encontrarnos con Él, casi nunca es un encuentro de única dirección. Casi nunca conlleva llevarte “solo a Dios”. Con Él va su madre, sus amigos, sus preferidos, los pequeños, los que molestan, los que no “te dan puntos”…

.

Pero créeme: TE VENDRÁ BIEN. Dime con quién andas y te diré quién eres… Se llenará tu casa de problemas y de líos… pero también de aire puro y de mucha luz. ¡Seguro! 

.

Imagen

.
.