Eco Diario de la Palabra
 

TE BASTA MI GRACIA. Resilda Ewin, Misionera Claretiana


Mi experiencia vocacional es muy sencilla, simplemente ha sido un ir dejando a Dios actuar en mi vida. He experimentado a Dios como padre, hermano, compañero y  amigo, es decir, como el Amor que llega al ser humano.

 

Me llamo Resilda, nací en Sri Lanka. Jaffna es una Isla  preciosa bañada por el Océano Indico. A través de mi madre fui conociendo la Palabra de Dios y la fe. Mi padre me enseñó el amor,   la compasión, y la solidaridad hacia los más pobres.  Mi madre es cristiana  pero mi padre era hindú yen un momento de su vida se convirtió a la fe Católica.

En mi vida he experimentado que Dios  me acompaña  y  me da  su Gracia. Tenía  deseos de servir a Dios,  desde el  día de mi primera Comunión. Después de eso, he llevado  una vida sencilla, entre estudio, trabajo, parroquia, mi familia. En verdad el Señor me estaba guiando en cada momento. Vivo consciente de lo que tengo que hacer, siempre con  el mismo deseo de servir, haciéndolo de  corazón.

Cuando pienso en la llamada de Dios en mi vida,   recuerdo la vocación de Abraham. “El Señor dijo a Abraham: Vete de tu tierra, de la casa de tu padre, hacia la tierra que yo te indicaré. (Gn 12, 1). Yo no conocía a las  Misioneras Claretianas,   ni el país hacia el que debía ir. Sólo con la fe y mi confianza en Dios emprendí  el viaje  hacia a Filipinas para  empezar  mi formación religiosa.

Cada vez que pienso en mi vida y mi vocación,   recuerdo la palabra que dijo Jesús a Pablo «mi gracia te basta».

Como Misionera Claretiana he sido enviada a compartir mi fe con mis hermanas  y con  las personas que  El pone  en mi camino, y ahora me toca compartir mi vida….CONTIGO