Eco Diario de la Palabra
 

#ponunsantoentuvida: AnaMogas

  • ¿Qué santo has elegido?

MARÍA ANA MOGAS FONTCUBERTA, un carisma al servicio de la educación desde la humildad y la sencillez.   

  • ¿Por qué eliges poner este santo en tu vida?

Su vocación y misión educadora siempre estaba dirigida a dar respuesta a las necesidades reales de la sociedad: enseñaba a los pobres y  dirigía su mirada a las ovejas perdidas, les tendía su mano para ayudarles a encontrar el camino.   

  • ¿Qué tuvo su vida de especial?

Seguía a Jesús y tenía como referente a María, la madre del Divino Pastor. Nunca se detuvo, y como buena pastora, caminaba acompañada por su cayado, que sostenía en una mano, el cual era firme y le permitía no doblegarse ante las adversidades. En la otra siempre llevaba el espíritu de San Francisco de Asís, con el que llevó la paz a los más sencillos y supo amar a todas las criaturas de la creación.

  • ¿Qué invitación nos haría hoy?

Vivió su vida desde la caridad y la entrega. María Ana era sensible, tenía mucha paciencia y educaba con cariño y delicadeza. Es un ejemplo para mí: una mujer que ama y educa con sencillez, y que transmite alegría y respeto por la humanidad. Especialmente dedicado a todos l@s profes, a esos que acompañan y se comprometen, a todos los que ponen un rayito de esperanza en la sociedad.

 

#ponunsantoentuvida: EN EL CENTRO LA MISERICORDIA

  • ¿Qué santo has elegido?

 Santa Faustyna Kowalska, polaca, religiosa, canonizada por Juan Pablo II el día 30 de abril de 2000.

  • ¿Por qué eliges poner este santo en tu vida?

Faustyna (Helena de nacimiento) procede de una familia económicamente pobre pero rica en la fe. En su vida lo más importante fue la oración y entrega a los demás.  

  • ¿Qué tuvo su vida de especial?

A pesar de las dificultades que provocaba su condición física muy débil y de los muchos obstáculos que ponía la jerarquía eclesiástica, ella fue infatigable en la difusión de Jesús Misericordioso, una dimensión de Jesús que no era frecuente en esa época. Sus prácticas religiosas favoritas fueron la adoración del Santísimo y el vía crucis, con especial devoción a la Madre de Dios. De sus escritos sabemos que tenía un contacto peculiar con el Señor.

  • ¿Qué invitación nos haría hoy?

Con su vida muy corta pero eficaz Faustyna nos enseña que Jesús no permitirá que se pierdan los que confían en él. Durante una visión Jesús le encomendó la difusión del culto a la Divina Misericordia. Quizá no invite a eso: a repartir misericordia en todo lo que somos y hacemos cada día

#ponunsantoentuvida #sanfranciscodeasis: CUSTODIAR LO IMPRESCINDIBLE

  • ¿Qué santo has elegido?

 San Francisco de Asís 

  • ¿Por qué eliges poner este santo en tu vida?

Vivió en la más profunda austeridad. Desde su sencillez, nos ayuda a darnos cuenta de lo imprescindible.   

  • ¿Qué tuvo su vida de especial?

Con su vida nos hace ver que la verdadera felicidad se encuentra en las cosas pequeñas, en nuestro día a día y en las personas que tenemos alrededor. Ojalá podamos valorar y apreciar el maravilloso don de la vida desde el servicio a los demás y desde el amor más verdadero.

  • ¿Qué invitación nos haría hoy?

Tal vez sea el momento de hacer un pequeño sacrificio y proponerte algo a tí mismo. Eliminar algo que nos quite tiempo y fuerzas pero no consideremos esencial ni fundamental en nuestra vida.

También podemos dar las gracias por aquello que sí tenemos, ese amor que se nos brinda a diario por personas maravillosas con las que compartimos vida y que en la rapidez del día a día no nos paramos a valorar.

#ParísyClaret: ANTEPONER LA MISIÓN, GENERAR SINERGIAS

  • ¿Qué santo has elegido?

Elegimos dos: san Antonio Mª Claret y Mª Antonia París. Juntos fundaron las Misioneras Claretianas en Cuba, en 1855.

  • ¿Por qué eliges poner este santo en tu vida?

Me llama la atención que siendo tan distintos fueron capaces de crear algo juntos de tanta envergadura como es iniciar una familia misionera que continúa hasta hoy y que no se entendería si faltara uno de los dos. Mira si son distintos que algunos hasta dudan de que Claret sea nuestro Fundador verdaderamente… “Son dos plumas movidas por el mismo Espíritu”, decía un contemporáneo suyo.

  • ¿Qué tuvo su vida de especial?

Destacaría de Claret su capacidad para poner en el centro su vocación fundamental, la de ser misionero y ser capaz de aplicarlo en las circunstancias más diversas. Fue misionero siendo cura por los pueblos de Cataluña y las Islas, arzobispo en Cuba, confesor de la Reina en la Corte y desterrado tras participar en el Conc. Vaticano I. ¿No es increíble la capacidad de mantener tu esencia más auténtica aunque la vida te ponga en situaciones aparentemente tan contrarias?

De la M. París destacaría su tenacidad humilde, no sumisa (¡nunca lo fue y por eso se ganó también el desafecto de importantes personajes!). Y su capacidad para mantenerse en lo que sentía que era lo suyo, aunque no cuadrara con las normas eclesiásticas de su época y se arriesgara a lo que ocurrió: que parte de sus propias monjas y los confesores más cercanos se pusieran en su contra. Solo el paso del tiempo va poniendo a cada cual en su lugar, pero ¡qué difícil! “Apelo al silencio”, dice ella cuando la difaman y contrarían.

  • ¿Qué invitación nos haría hoy?

París y Claret son claro ejemplo de que cuando hay un objetivo común auténtico, una misión por encima de nuestras diferencias, somos capaces de trabajar y vivir juntos, de generar nuevas sinergias para el bien común. Si damos prioridad a lo que nos diferencia es que la obra encomendada no está en el centro realmente. Y eso es muy serio…

EL SANTO INVISIBLE

Hay personas destinadas a ser faros, a iluminar a los trabajadores de la mar para encontrar el camino a casa. 

Hay personas que son llamadas a ser brújulas para caminantes, orientando su camino. 

Hay personas movidas a ser luz sobre las injusticias y desigualdades. 

Hay personas con vocación de líderes, son capaces de orientar a todo un pueblo hacia su destino. 

Estas personas las encontramos en la sociedad, en el trabajo… Suelen ser fácilmente identificables porque su carisma es “público”. 

En las comunidades eclesiales también es relativamente sencillo identificar estos carismas. Suelen prestar el servicio de responsables o coordinadores de toda la comunidad o bien prestar otro servicio “de responsabilidad”. 

Hay también personas destinadas a ser simplemente invisibles. Aparentemente grises, pasan por la vida “sin pena ni gloria”. En las comunidades eclesiales casi nunca ostentan cargos de responsabilidad. Pero tienen dones esenciales para la comunidad: el don de la escucha, del discernimiento, del abrazo de misericordia, de la fidelidad… 

Así me imagino a San José. El santo en la sombra. El santo invisible. El santo “gris”. El santo en el que nunca se fijó nadie. Sólo Dios. Y una joven de pueblo.  

Suficiente.  

San José, el que escuchó. El que se fió. El que fue fiel. 

Suficiente. 

Por él fue posible la Sagrada Familia. 

Por él fue posible la Pascua. 

Más que suficiente para ser un santo invisible…