Eco Diario de la Palabra
 

Vivir la vida. Oración

Vivir la vida 

 .

Yo, naturalmente, no sé bien qué es la vida, pero me he determinado a vivirla.

De esa vida que se me ha dado, no quiero perderme nada:

no sólo no me opongo a que se me prive de las grandes experiencias,

sino también y sobre todo de las más pequeñas.

Quiero aprender cuanto pueda, quiero probar el sabor de lo que se me ofrezca.

No estoy dispuesto a cortarme las alas ni a que nadie me las corte.

Tengo más de cuarenta años y sigo pensando en volar

por cuantos cielos se me presenten,

surcar cuantos mares tenga ocasión de conocer

 y procrear en todos los nidos que quieran acogerme.

Deseo tener hijos, plantar árboles, escribir libros.

Deseo escalar las montañas y bucear en los océanos.

Oler las flores, amar a las mujeres, jugar con los niños, acariciar a los animales.

Estoy dispuesto a que la lluvia me moje y a que la brisa me acaricie,

a tener frío en invierno y calor en verano.

He aprendido que es bueno dar la mano a los ancianos,

mirar a los ojos de los moribundos, escuchar música y leer historias.

Apuesto por conversar con mis semejantes,

por recitar oraciones, por celebrar rituales.

Me levantaré por la mañana y me acostaré por la noche,

me pondré bajo los rayos del sol, admiraré las estrellas,

miraré la luna y me dejaré mirar por ella.

Quiero construir casas y partir hacia tierras extranjeras,

hablar lenguas, atravesar desiertos, recorrer senderos,

oler las flores y morder la fruta.

Hacer amigos.

Enterrar a los muertos.

Acunar a los recién nacidos.

Quisiera conocer a cuantos maestros puedan enseñarme

y ser maestro yo mismo.

Trabajar en escuelas y hospitales en universidades, en talleres…

Y perderme en los bosques, y correr por las playas,

y mirar el horizonte desde los acantilados.

 .

En la meditación escucho que no debo privarme de nada, puesto que todo es bueno. La vida es un viaje espléndido, y para vivirla solo hay una cosa que debe evitarse: el miedo (…)

Se puede vivir sin pelear contra la vida.

¿Por qué ir en contra de la vida si se puede ir a su favor?

¿Por qué plantear la vida como un acto de combate en lugar de como un acto de amor?

PONEOS EN PIE. Oración. Por Rosa Ruiz

PONEOS EN PIE, VOLVEOS A MÍ PARA SALVAROS. 

¿Quién os ha dicho que os quiero encorvados,

          agachados, encogidos?

¿De dónde sacáis que os quiero envueltos en lloros,

          golpes de pecho y sufrimientos artificiales?

¿Acaso no veis que el dolor es tan natural como la vida?

¿Acaso no habéis experimentado que las dificultades

          forman parte del camino

          y no hay que buscarlas ni construirlas de la nada?

PONEOS EN PIE, VOLVEOS A MÍ PARA SALVAROS.

¿Cómo podré convenceros de que mi corazón os quiere libres?

¿Cómo contaros que para volver a Mí

          siempre tendréis que estar vueltos hacia los demás

          y hacia la vida que bulle a vuestro alrededor?

PONEOS EN PIE, VOLVEOS A MÍ PARA SALVAROS.

Y, por favor, cuando retoméis el camino y

          volváis a Mí -conversión que lo llamas-,

          no olvidéis sonreír

          y bailar

          y gozar -también en el dolor del pecado y del error y del fracaso-

          y confiar a corazón abierto.

Ayuna con el agradecimiento

          de quien puede elegir no comer porque podría hacerlo.

Da limosna con la humildad

          de quien sabe que él es otro pobre indigente de tantos otros

Ora con la sencillez

           de quien ama y se sabe amado:

           el hijo con su madre,

           el amigo con su amigo,

            el esposo con la esposa.

Y, entonces, verás cómo sin apenas intentarlo, vives en pie, vuelto a Mí y a la vida.

.

.

Rosa Ruiz,Claretiana

@rosaruizarmi

SEÑOR DEL TIEMPO Y DE LA VIDA. Oración

 

SEÑOR DEL TIEMPO Y DE LA VIDA 

.

Él envía el rayo y él va, lo llama y le obedece temblando; a los astros, que brillan gozosos en sus puestos de guardia, los llama y responden: ¡Presentes!, y brillan gozosos para su Creador

(Bar 3,33-35) 

 .

Así eres Tú, Señor del tiempo y de la vida:

Tú, que llenas de ritmo y compás cada cosa

          Cada latido

Tú que conoces mis tiempos y mis pausas

          Mis idas y venidas

          Mis aciertos y atropellos

          Mi música y mi silencio.

Acompásame, Señor, contigo

          Que respire con tu aliento

          Que camine con tus pasos

          Que mire con tus ojos

          Que responda con tu voz

          Que escuche con tu amor

          Que ame con tu libertad

Y mi corazón, pobre y gastado,

se llene de Espíritu

soplando agradecido:

Tú, mi ritmo.

Tú, mi compás.

Tú, mi silencio.

Tú, primer y último latido.

Tú, Señor de mi tiempo y de mi vida.

¡CONDÚCEME DULCE LUZ! Oración

¡CONDÚCEME DULCE LUZ! 

.
A través de las tinieblas que me rodean 
¡condúceme Tú,siempre más adelante! 
La noche es oscura 
y estoy lejos del hogar: 
¡condúceme Tú,siempre más adelante! 
Guía mis pasos: no pido ver ya 
lo que se dice ver allá abajo: un solo paso cada vez 
es bastante para mí. 
 .
Yo no he sido siempre así 
ni tampoco he rezado siempre 
para que Tú me condujeras. Tú,siempre más adelante. 
Deseaba escoger y ver mi camino; pero ahora: 
¡condúceme Tú,siempre más adelante! 
Ansiaba los días de gloria,y a pesar de los temores 
el orgullo dirigía mi querer: 
¡oh!,no te acuerdes de esos años que pasaron ya. 
 .
Tu poder me ha bendecido tan largamente 
que aún sabrá conducirme siempre más adelante 
por el llano y por los pantanos, 
sobre la roca abrupta y el bramar del torrente 
hasta que la noche haya pasado 
y me sonrían en la mañana esas caras de ángeles 
que había amado hace largo tiempo 
y que durante una época perdí. 
¡Condúceme,dulce Luz! 
¡Condúceme Tú,siempre más adelante! 

.

CARDENAL NEWMAN

Oración de Adviento

Mira que estoy a la puerta llamando. Si alguno escucha mi llamada y abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo (Ap 3, 20) 

 

 .

Te escucho y no te oigo,  

      Tantas veces… 

Te espero y no te encuentro,  

      Tanto, tanto… 

Y Tú, Señor, viniendo  

      Siempre .

.

Y yo esperando, buscando, deseando… 

Porque todo comenzó con un encuentro,  

seguimos en la vida caminando,  

buscando un rostro y unas manos que nos quieran invitar,  

que quieran entrar en nuestra casa. 

.

Y Tú, Señor, siempre viniendo. 

Y yo, Señor, siempre buscándote. 

En lo grande y en lo pequeño,   

.

Por los siglos de los siglos…

.

.

Rosa Ruiz, Claretiana

@rosaruizarmi

María Desata los nudos. Oración

MARIA-DESATANUDOS-2María de Nazaret,

Mujer y compañera de camino, mira cómo estamos…

Míranos, Madre, tan liados, tan cerrados, tan atados, tan poco libres.

Míranos, María, tan liados, tan enfrentados, tan solos en el fondo de nuestras batallas mutuas.

Míranos Tú, compañera de camino, tan liados, tan cansados, tan perdidos, tan necesitados de luz y claridad.

María de Nazaret, María Inmaculada,

Tú que nos haces fácil el camino,

Mira este nudo en el estómago que te traigo y no sé cómo deshacer.

En tus manos de madre lo pongo. En tu corazón de madre. En tu mirada de madre.

Para que Tú me pongas con tu Hijo, ahora y siempre.

 .

Rosa Ruiz, Claretiana

@rosaruizarmi

Nos aúpas hacia Ti. Oración

aúpas.

Dicen que siempre nos escuchas,

que nuestras alegrías y nuestras miserias nunca caen en saco roto.

Y creo que es verdad, porque he sentido tu aliento en tantas tardes vacías

Y tu presencia amable y dulce cuando mi corazón te agradecía feliz.

.

Dicen que siempre nos escuchas,

y nos aúpas hacia Ti, y nos crecen alas.

Y es entonces cuando nuestros ojos ven mejor,

nuestros pies llegan más lejos,

nuestra espalda sostiene más hermanos,

nuestro corazón vive con más intensidad y ternura.

.

Dicen que siempre nos escuchas,

y cada oración que llega a Ti es un brazo que nos aúpa contigo,

Y así, oración con oración, clamor con clamor compartido,

somos uno, somos familia, somos tuyos.

Y a fuerza de subir hasta Ti -cada vez que te pedimos y otros piden­-

cada día seremos un poquito más altos.

Más tuyos.

.

.

Rosa Ruiz, Claretiana

@rosaruizarmi

.

.

 

Todo va bien. Oración

Gracias, Señor,

Gracias por todo. Porque todo va bien.

Sí, también por la lluvia que me está empapando cuando esperaba el sol.

Por el viento que no ha dejado nada en su sitio cuando te pedía un poco de calma.

Y gracias sobre todo porque me das la capacidad de decidir.

De aprender a ver y a mirar.

De elegir ser feliz.

De apostar que todo va a ir bien porque la lluvia está llena de sol y el viento de calma.

Gracias Señor, porque sigues enseñándome a cantar bajo la lluvia y disfrutar de tantos charcos donde a veces me meto…

Benditos charcos que me llevan a Ti y me devuelven a mí misma.

Todo va bien

 

(Rosa Ruiz rmi)

Al ritmo de las horas. Oración

ORAR AL RITMO DE LAS HORAS (THOMAS MERTON)

 .

Tiene que haber un momento del día

en que el hombre que hace planes

olvide sus planes y actúe como si no tuviera plan alguno.

Tiene que haber un momento del día

en que el hombre que tiene que hablar guarde silencio,

deje de dar forma a teorías en su mente

y se pregunte a sí mismo: ¿Acaso tienen algún sentido?

Tiene que haber un momento en que el hombre de oración

acuda a orar como si fuera la primera vez en su vida que lo hace;

en que el hombre que toma decisiones deje de lado éstas,

como si todas ellas hubieran perdido su validez,

y aprenda una sabiduría diferente:

distinguir el sol de la luna,

las estrellas de la oscuridad,

el mar del árido desierto,

y el cielo nocturno del perfil de una montaña

 .

.

SALMO del AMANECER

.

amancer

El Señor Dios está presente donde brilla el nuevo día

en la humedad de la hierba que está brotando.

El Señor Dios está presente

donde las florecillas silvestres son conocidas tan sólo por Él.

El Señor Dios pasa de improviso, en el viento,

cuando la noche desciende sobre la tierra.

Él, que es infinitamente grande,

ha concedido a sus hijos una participación en Su propia inocencia.

Sólo Suyo es el más dulce de los amores,

cuya llama pura respeta todas las cosas.

Dios, al que pertenecen todas las cosas,

las deja por completo a sí mismas.

Nunca las toma para Sí mismo,

como hacemos nosotros, para destruirlas.

Las deja donde están.

Nunca deja de darles todo cuanto son, sin pedir que se lo agradezcan;

pero ellas tienen que recibirlo todo de Él,

y ser amadas y alimentadas por Él, y crecerán y se multiplicarán,

y de este modo habrán de ensalzarle.

Él vio que todas las cosas eran buenas, pero no disfrutó de ellas.

Vio que todas las cosas eran hermosas, pero no las quiso para Sí.

Su amor no es como el nuestro. Su amor no es posesivo

Su amor es puro porque no necesita nada.

 .

.

A LA TARDE

.

atardecerSeñor y Dios mío, no tengo ni idea de adónde voy.

No veo el camino ante mí. No puedo saber con certeza dónde terminará.

Tampoco me conozco realmente a mí mismo, y el hecho de pensar que estoy cumpliendo tu voluntad no significa que la esté cumpliendo realmente.

Pero creo que el deseo de agradarte, de hecho, te agrada.

Y espero tener ese deseo en todo cuanto hago. Espero no hacer nunca nada que se aparte de ese deseo. Y sé que, si lo hago así, Tú me llevarás por el camino recto, aún cuando puede que yo no lo sepa.

Por eso confiaré siempre en ti, aunque parezca estar perdido y en las sombras de muerte.

No he de temer, pues Tú estás siempre conmigo y jamás vas a dejarme solo frente al peligro.

 .

.

SALMO NOCTURNO

.

anochecerSeñor, recibe mi oración, dulce como humo de incienso

que sube de mi corazón lleno de preocupaciones.

Alzo mis manos en sacrificio vespertino. Señor, recibe mi oración.

Encuentro al hombre en mi camino.

Cuando empieza a maldecir y me amenaza, Señor, guarda mis labios.

No responderé. Guía mis pasos en la noche mientras sigo mi camino.

Quizá pertenezca a algún otro Señor que no es tan sabio y bueno.

Escucha mi oración. Confiaré en ti.

Si ponen sus trampas en mi camino, si me apuntan con sus pistolas,

Tú guiarás mis pasos, yo seguiré adelante.

En la oscuridad, ellos nunca verán.

Señor, a ti levanto abiertos y brillantes ojos llenos de fe en la noche.

TU eres mi protección, tráeme a casa.

Y recibe mi oración, dulce como humo de incienso

que sube de mi corazón lleno de preocupaciones.

.

.