Eco Diario de la Palabra
 

FAMILIA CLARETIANA: MISIONEROS APOSTÓLICOS POR VOCACIÓN

Todavía sintiendo el viento y la fuerza del Espíritu de Pentecostés, recuperamos un oportuno escrito de nuestra hermana Encarnación Velasco sobre la Misión como vocación claretiana.

En la última parte de “Puntos para la Reforma”, María Antonia París dice, dirigiéndose a Claret: «Mis segundos Apóstoles han de ser copia viva de los primeros, así en el nombre como en las obras. Con la antorcha del Evangelio en la mano han de alumbrar a los hombres más sabios e ignorantes»

María Antonia ve a Claret como Padre de una familia de Apóstoles de Jesucristo, una familia que puede entenderse como un proyecto más amplio que el ramo femenino (Misioneras Claretianas) y masculino (Misioneros Claretianos) de la Orden, contenidos en el primer esbozo de las Constituciones que escribió María Antonia en 1948.

Claret escribe: «En muchas partes de la Biblia sentía la voz del Señor, que me llamaba para que saliera a predicar” (Aut. Claret 120) Y la M. París afirma: “Claret y sus hijos han de dar la ley al pueblo, deben dar testimonio de la Ley que deben predicar a toda criatura” (PR 63)

Los «Misioneros Apostólicos» unirán vida y anuncio, llevarán a cabo la Reforma de la Iglesia del mismo modo en que ésta se fundó, es decir como la vida de los primeros apóstoles viviendo y anunciando a Jesucristo muerto y resucitado.

Los seguidores de Claret, en las diversas vocaciones, «Misioneros Apostólicos» serán Segundos Apóstoles:

  • Si sólo buscan la gloria de Dios y el bien de los hermanos.
  • Si ellos mismos se alimentan de la Palabra y la reparten abundantemente.
  • Si contagian la buena nueva siendo portadores de alegría porque testifican con el ejemplo.
  • Si aman a todos, sin acepción de personas, de culturas, de condiciones sociales o religiosas como Jesús y emplean todos los medios para darlo a conocer.
  • Si viven sencillamente saliendo a misionar y difunden la Palabra por toda la tierra.
  • Si la vida misionera no la hacen compatible con el apego al dinero y al poder
  • Si son humildes y predican la cruz de Jesucristo.
  • Si saben trabajar unidos en el lugar en que se encuentren y en cualquier cargo que ocupen.

Y sobre todo serán «Misioneros Apostólicos» si uniforman sus vidas, personas y costumbres con su divino Maestro Cristo Jesús (Misionero Apostólico 1).

Claret, porque ya lo ha vivido, él pudo decir: «Vivo con la vida de Jesucristo, Él poseyéndome, posee una nada, y yo lo poseo todo en Él (Aut Claret.754). Jesucristo fue el móvil de su vida misionera: «quien más me ha movido siempre es el contemplar a Jesucristo cómo va de una población a otra, predicando en todas partes, no sólo en las poblaciones grandes sino también en las aldeas; hasta a una sola mujer, como hizo a la Samaritana. Desde un principio me encantó el estilo de Jesucristo en su predicación. (Aut 221-222)

No sólo Claret tuvo una misión que realizar, sino todos “los que tenemos su mismo espíritu”. El Padre Claret nos señala el camino: “Enamoraos de Jesucristo y del prójimo y haréis esto y mucho más que yo”. Así podremos llamarnos y ser FAMILIA MISIONERA CLARETIANA.

DÍA MUNDIAL CONTRA LA FALSIFICACIÓN. ¡FELIZ PENTECOSTÉS!

El calendario y las lunas han querido que este año el Día Mundial contra la falsificación se celebre en la Vigilia de Pentecostés. Es decir, en la fiesta grande de los cristianos, donde recordamos que Dios mismo nos sostiene y nos reúne y nos constituye, a pesar de todo y de todos… Es la fiesta del Espíritu Santo. Es el antídoto “natural” contra la falsificación. Es una feliz coincidencia.

Quien se deja llevar por el Espíritu Santo:

– no copiará a otros ni será repetitivo y gris porque será creativo

– no se pasará la vida comparándose con otros porque sabe que cada ser que alienta es único y distinto (y vio Dios que todo era bueno)

– no competirá con nadie porque el Espíritu de Dios genera unidad, armonía y entendimiento mutuo (de Babel a Pentecostés)

– no vivirá medio muerto porque es un Espíritu de vida que contagia ganas de vivir

– no confundirá lo aparente con lo verdadero, porque el mal Espíritu nunca será Espíritu Santo aunque lo parezca

– no mentirá para contentar a otros, para evitarse problemas o para huir del sufrimiento, porque ni Jesús ni María, llenos del Espíritu, lo hicieron.

En definitiva, quien vive según el Espíritu, nunca será falso ni falsificará. Porque donde está el Espíritu, hay libertad. Y la gente libre siempre es auténtica.

 

 

Ser buena noticia

Hay personas que resultan agradables nada más verlas. Sin ningún motivo especial, sus gestos, la sonrisa o simplemente la mirada parece que nos desarman. Son personas que nos devuelven la cara amable de la existencia de forma natural y nos recuerdan que hay más motivos por los que alegrarnos y sonreír a la vida que por los que recelar y desconfiar. Estas personas se camuflan entre multitudes de seres de gesto fruncido y rictus circunspecto para salir de su escondite cuando menos lo esperas. De repente y sin previo aviso, uno te sonríe mientras espera su turno en algún puesto de administración, otro te ofrece adelantarte en la cola del supermercado, y otros muchos caminan con cara de que todo va a ir bien.

El término griego evangelio significa buena noticia, pero quizá no siempre tengamos presente lo que implica que los primeros discípulos “bautizaran” así a los relatos sobre Jesucristo. Sin duda estos primeros creyentes tenían muy claro que lo que caracterizaba su experiencia del Galileo era, precisamente, que su pasar por la vida había sido una verdadera “buena noticia”. Estoy segura de que ellos vivieron con Él algo parecido a lo que supone para nosotros encontrarnos por el camino a una de estas personas con las que es fácil fijarnos en el lado bueno de las cosas y que se convierten también en buenas noticias allá por donde van.

A veces pienso que ser cristiano se podría traducir por adiestrar nuestra mirada para que se asemejara a la de estas “buenas noticias” andantes. Quitarnos de encima todos los recelos, desesperanzas y sospechas que oscurecen nuestro gesto para que nuestra actitud y nuestra sonrisa devuelvan a quienes nos miran un motivo para amar la vida.

THE STAR (“SE ARMÓ EL BELÉN”) “Sólo espero que encuentres lo que estás buscando”

Diciembre, llega la Navidad, tiempo de buenos deseos, felicitaciones, alegría, añoranza, encuentros familiares, luces, turrones, colores, carta a los Magos, regalos… Pero, ¿Eso es todo? Y ¿el nacimiento de Jesús?

“Se armó el Belén” está dirigida a los más pequeños y cuenta, de una manera muy original, lo que ocurrió desde la Anunciación a María hasta el nacimiento de Jesús.

Es una película creativa, entrañable y muy simbólica respecto a lo que nos cuentan los Evangelios. El burro que llevó a María y a José a Belén junto con el buey, la mula, la oveja y los camellos son los protagonistas.

Bo es un burrito pequeño, que desea salir de su pequeño mundo (arrastrar el molino del pueblo) y que sueña con “ser alguien” y “hacer algo grande” en la vida. Un día consigue escapar y llega a la casa de María y José, donde lo tratan con cariño y respeto. Con ellos vivirá la aventura de sus sueños.

La película nos enseña que…

  • Todos tenemos una misión en la vida y debemos descubrirla.
  • “Sólo porque Dios tenga un plan no significa que vaya a ser fácil”.
  • Todos necesitamos seguir “una estrella” que nos guíe para encontrar nuestro camino.
  • En la vida tenemos que saber reinventarnos y ofrecer cosas nuevas y diferentes.
  • En nuestra existencia ocurren pequeños milagros y tenemos que aprender a verlos.
  • No debemos poner “yugos” a los demás y tratarlos con cariño, amabilidad.
  • Estamos llamados a crecer y a sacar lo mejor de nosotros mismos.
  • Debemos ser optimistas y confiados.
  • Ante un hecho puede haber distintos puntos de vista.
  • La amistad y el sacrificio por los demás siguen siendo un valor que debemos cuidar.
  • Donde existe el bien y los buenos deseos debemos estar alerta porque puede aparecer alguien que nos desea el mal. Ser audaces y luchar contra él.

Es una película entrañable que transmite: ternura, alegría, felicidad. Nos presenta la primera navidad sin Santa Claus ni Papa Noel, con un mensaje cristiano y que nos “da un toque” para recuperar el valor de la Navidad. Es una buena película para trabajar con niños.

Reflexión…

    1. Una palabra con la que definirías la película…
    2. ¿Qué es para ti la Navidad?
    3. Leer el texto del Evangelio (Lucas 2, 1-20 y  Mt 2, 1-12) que nos narra el nacimiento de Jesús y comparte qué semejanzas y diferencias encuentras con lo que nos presenta la película.
    4. Comenta estas frases:

 

  • “Sólo espero que encuentres lo que estás buscando” (Bo).
  • “Dios quiere que tú y yo lo cuidemos” (María).
  • “Ese nuevo Rey es un problema. Deshaceros del problema” (Herodes).
  • “Que Dios tenga un plan no significa que vaya a ser fácil” (María).

 

 

Cambia el mundo

El lema del Octubre Misionero de este año es “Cambia el mundo”. Como dice el director de OMP España: La apuesta es audaz y atrevida. Produce una cierta sonrisa de incredulidad”. El mundo está demasiado podrido, demasiada injusticia…
Últimamente se han puesto de moda las pelis y las series de superhéroes. Siempre destacan por algún superpoder. En mi casa hay una persona con superpoderes: es mi mujer. Y no hablo del superpoder de ver una pelusa de polvo donde ningún otro miembro de la familia puede llegar a verlo (que lo tiene). No: se trata de otro superpoder bien distinto.
Hasta en las mejores familias hay momentos de oscuridad. Momentos en los que se va la luz. Son momentos de dolor y confusión. Los hay de pequeñas tinieblas y de grandes oscuridades. Pues en mi familia tenemos un talismán. La “mama” (no la mamá), la “mama”, como la llaman de broma mis hijas.
El superpoder de mi mujer consiste en iluminar hasta la situación más enrevesada, complicada o dolorosa. Cuando ya todos en la familia -yo incluso- hemos tirado la toalla, llega ella dando luz, y paz…
Cambia el mundo. Puede parecer atrevido y audaz. Puede que produzca incluso una sonrisa de incredulidad. Pero yo sé que es posible. Ahí fuera hay mucha gente con “superpoderes” como los de “la mama”. Superpoderes domésticos, íntimos, que nadie conoce, puede ser. Pero con ellas el mundo cambia. Vaya que si cambia…

Intentar arreglar el mundo

¿Cómo vamos a intentar arreglar el mundo, si no sabemos qué hacer con nuestras vidas? ¿Cómo queremos arreglar una sociedad, si no tengo mi futuro asegurado?
Estas son las preguntas que se haría un joven si alguien, como hace el lema del DOMUND, le sugiriera la frasecita de cambiar el mundo.
Primero tenemos que cambiar nuestra vida, nuestras fachadas exteriores ponerlas en armonía con nuestro interior, que no sean escaparates de decoración, sino expresión verdadera de nuestra belleza y riqueza interior.
Pero nosotros, los cristianos, jugamos en otra división, tenemos una brújula, un timón, un guía, un camino, el que ya puso los andamios de este proyecto de Vida y nos da día a día aliento para realizarlo. Un proyecto grande, pero que empieza con las cosas pequeñas, que pasan desapercibidas, lo cotidiano, lo ordinario…
Para realizar el proyecto del Reino hay muchas trabas: la edad, la poca experiencia, el deseo de que te tengan en cuenta y no lo hace casi nadie, que la gente de tu entorno te acompañe o al contrario que vayas contracorriente. Y se hace duro.
Siempre te pueden ayudar personas que a lo largo de su vida se han entregado plenamente a este proyecto, y caminan muy cerca de ti. Contemplar sus textos, su vida, incluso sus fracasos te ayudan a continuar trabajando y aprendiendo.

BUSCANDO: UNA MISIÓN TE ESPERA. Por Santi Casanova

UNA MISIÓN TE ESPERA 

.

Se acaba el viaje. No hay mucho más que decir. No hay mucho más que pensar. Tal vez, amigo, amiga, ha llegado la hora de las decisiones. Porque la vida no nos la jugamos con las ideas y con los deseos, la vida nos la jugamos con nuestras opciones y nuestras acciones. El subidón de la Pascua ya ha concluido. Muchos subidones de nuestra vida se han ido diluyendo y ha llegado la hora de la fidelidad, de la valentía, de la fuerza, del Espíritu…

.

Hay muchas cosas que no van bien ahí afuera. Muchas personas, con nombres y apellidos, que sufren cada día la injusticia, el dolor, la indiferencia, la soledad, la pobreza, el fanatismo, la incomprensión, la violencia… El mundo está herido. Siempre lo ha estado y tú, sencillamente, no vas a arreglarlo. No se trata de eso. No se trata de ponerse la capa de Superman y demostrar a todos lo bueno que tú eres. Ni siquiera Dios espera una demostración. Se trata de caminar, de salir, de dar pasos, de abrir puertas, de comprometer un poquito de corazón, de vivir con menos, de darse más, de cansarse, de perder seguridad, de estar dispuesto a dar lo mejor de ti…

.

La verdadera misión no se afronta desde el “yo”. No es una actividad para crecer uno, para formarse, para sentirse mejor, para ganarse la propia salvación. Uno no elige la misión sino que es llevado a ella. Uno escucha la voz del que le llama y simplemente opta por responder en positivo o en negativo. La misión va a vaciarme, a ponerme contra las cuerdas, a cuestionarme, a zarandear mi fe, a examinar mi corazón, a probar mis fuerzas y mi aguante y mi confianza…

.

El “todo va bien” de este año no puede tener mejor final, porque sólo se entiende desde la donación, desde el seguimiento, desde el abajamiento, desde la alegría de cumplir la voluntad de Aquel que me conoce, que me ama, que cuenta conmigo. Todos los que han caminado antes de nosotros y han dicho SÍ a la misión encomendada, todos ellos, probaron el sabor de la verdadera alegría, de la auténtica felicidad, pese a las dificultades, las incomprensiones, las persecuciones o los sacrificios. Porque nada tiene comparación con confiar en el Padre y abrir con confianza la puerta de lo que nos tiene preparado.

.

Llega el verano. Tómate tu tiempo. Descansa y celebra la vida. Y rumia todo esto en tu corazón. Pide valentía y se te dará. Ya lo verás. ¡Felices vacaciones!

 .

 .