Eco Diario de la Palabra
 

MANTÉN LOS OJOS EN MÍ Y NO ME PERDERÉ

Dolor. Tristeza. Soledad. Ira.

Las circunstancias dolorosas nos rompen y, por más que buscamos, no encontramos el camino. Y es entonces, cuando sentimos que necesitamos desesperadamente una mirada que nos conforte, que nos guíe, que nos devuelva a la vida. Su mirada.

 

“Vuélvete a mí, tenme piedad, que estoy solo y desdichado.

Alivia los ahogos de mi corazón,

hazme salir de mis angustias.

Ve mi aflicción y mi penar,

quita todos mis pecados”

Salmo 25, 16-18

 

https://www.youtube.com/watch?v=nzqRDvunHuc

Vídeo: Keep Your Eyes On Me (Mantén tus ojos en mí) con subtítulos en español.

APRENDER A DORMIR… Y A SOÑAR. COMO SAN JOSÉ.

Hay cosas que me quitan el sueño. He decidido soñarlas.

Seguramente no voy a ser capaz de hacerlo muchas veces, pero voy a intentarlo. Conozco a grandes soñadores que lejos de aislarse o deshacerse de los problemas, simplemente saben ponerlos en el lugar y el tiempo adecuado. Esas personas que pasan desapercibidas, que resuelven situaciones sin grandes aspavientos ni medidas de reconocimiento. Simplemente acogen la parte que ellos pueden poner en la vida ¡y la mejoran! Porque la cuidan, porque la sueñan. Y me recuerdan mucho a San José.

En el viaje que el Papa Francisco hizo a Manila el 16 de enero de 2015 habló, como otras veces, de su devoción por San José. La imagen de San José durmiendo que guarda en su habitación:

“Tengo en mi escritorio una imagen de san José durmiendo. Y durmiendo cuida a la Iglesia. Sí, puede hacerlo. Nosotros no. Y cuando tengo un problema, una dificultad, yo escribo un papelito y lo pongo debajo de san José para que lo sueñe. Esto significa para que rece por ese problema… A cada uno de ustedes, y de nosotros, porque yo también soy hijo de una familia, nos entregan un plan de Dios para llevarlo adelante … Pedirle a san José, que es amigo del ángel, que nos mande la inspiración de saber cuándo podemos decir sí, y cuando debemos decir no”.

 

Yo también tengo especial cariño a este santo, a este hombre bueno y lúcido, valiente, sencillo, soñador. Hoy le pido que me enseñe a soñar y, ¿por qué no?, ¡también a dormir!

COCO

“Todos somos parte de aquellos que nos precedieron” 

 

Título original: Coco 

Año: 2017 

Duración: 109 min 

País: Estados Unidos  

Dirección: Lee Unkrich,  Adrián Molina 

Guion: Adrián Molina, Matthew Aldrich (Historia original: Lee Unkrich, Jason Katz, Matthew Aldrich, Adrián Molina) 

Música: Michael Giacchino 

Fotografía: Animation, Matt Aspbury, Danielle Feinberg 

Reparto: Animación 

Estreno en España: 1de diciembre 2017      

Etiquetas: Animación, Fantástico, Comedia  

Etiquetas pastorales: Confianza en sí mismo, honestidad, justicia, honestidad, familia, verdad, superación personal, sueños, muerte, arte (música). 

1.- Sinopsis 

 

Cuenta la historia de Miguel, un adolescente que sueña con convertirse en leyenda de la música como su ídolo Ernesto de la Cruz. En su familia, durante muchas generaciones está prohibida la música. Su talento y su pasión le llevarán a adentrarse en la “Tierra de los muertos” donde conocerá a un sinfín de personajes, entre ellos al encantador Héctor, con el cual emprenderá un viaje maravilloso que le ayudará a desvelar la verdad sobre lo que le ocurrió a sus antepasados. 

 

2.- ¿Por qué ver COCO? 

“Toda mi vida siempre hubo algo dentro de mí. Algo que me hacía diferente”. En cada persona hay algo que la distingue de los demás y que la hace especial. Seguramente has visto muchas películas de animación,  Coco tiene algo que llama la atención, es diferente, una “joya” dentro del mundo de Disney-Pixar.  

Celebra la existencia y está llena de pequeños de talles que ayudan a entender mejor la cultura y tradiciones mejicanas, especialmente el Día de los muertos. Es una fábula llena de color, vida. Es visualmente llamativa y espectacular. Te emocionará. 

Es interesante como recupera el sentido de lo mitológico: los perros xoloescluincles que tradicionalmente guía a las almas al Mictlán (el inframundo); los lebrijes, mascotas fallecidas que acompañan a los muertos; o como homenajea a diferentes iconos mejicanos (Pedro Infante, Jorge Negrete, Cantinflas, Frida Kahlo). Es un canto a la riqueza de la cultura de un pueblo. 

¿Qué más podemos aprender? 

  • Hay una filosofía del respeto a la persona, a los muertos, a la cultura y a las tradiciones que son lo que nos hacen mejor personas y nos conforman como seres de una sociedad con una historia común.   
  • El valor de recordar con cariño a los familiares fallecidos en cada momento de nuestra vida, no solo el 1 de noviembre. Esto es esencial en la película: si un difunto es olvidado por los vivos, sufrirá una segunda muerte, la del olvido. 
  • La muerte no es el final. Nos habla de la esperanza del reencuentro. “El amor nunca muere”, y aunque una persona ya no esté físicamente, sí lo estará siempre su recuerdo (su espíritu). Somos lo que somos por los que nos precedieron. 
  • La importancia de la familia, aunque a veces no lo parezca, ellos se comportan como lo hacen porque quieren lo mejor para cada uno.   
  • “No todo lo que brilla es oro”, la perfección no existe, ni una vida perfecta ni una persona perfecta. 
  • Ser fieles a sí mismos y honestos con nuestros padres sobre lo que deseamos ser, sobre nuestros sueños. Y esto conlleva la confianza en uno mismo, el esfuerzo y la perseverancia 
  • Escuchar y comprender la postura de los demás. Buscar el equilibrio entre mis aspiraciones y las expectativas familiares. 
  • Todos tenemos un don, algo que nos hace únicos y especiales. Descubrirlo es realmente lo que nos hace triunfar y seguir el camino correcto. 
  • Ser honestoen el querer y en el obrar, no buscar agradar a nadie ni quedar bien con nadie. 
  • Algunas personas cambian nuestro destino para siempre.  
  • Es necesario el sufrimiento para crecer personalmente. En el camino habrá que superar obstáculos y reponerse de frustraciones y caídas.  
  • Vivir desde la verdad que ilumina toda nuestra vida y perdona aquello que haya que perdonar. La verdad transforma todo. 
  • Las normas están para cumplirlas, pero en muchas ocasiones de la vida hay que valorar los impulsos del corazón o de la intuición frente a la razón.  
  • Cuando la vida me golpea, toco mi guitarra” (E. de la Cruz), la música como expresión y canalización de nuestras emociones. 

Coco nos invita a Recordar: “Recuérdame hoy me tengo que ir mi amor. Recuérdame, no llores por favor. Te llevo en mi corazón y cerca me tendrás. A solas yo te cantaré soñando en regresar. Recuérdame”. Una película llena de ternura y amor. ¡No dejes de verla! Te emocionará.  

3.- Para la reflexión:

  1. Una palabra que te brote espontáneamente al acabar de ver la película…
  2. ¿Qué aprende Miguel en Coco? ¿Cómo le ayudan las experiencias que vive en el lado de los muertos a crecer?
  3. ¿Qué te enseña la película sobre la familia? ¿Y sobre tus antepasados?
  4. Comenta estas frases:
    1. “Vive tu momento”.
    2. “Nunca subestimes el poder de la música”.
    3. “El resto del mundo obedece reglas, pero yo obedezco a mi corazón”.
    4. “Nunca olvides lo mucho que tu familia te ama”.
    5. “Nadie iba a regalarme mi futuro. Me correspondía a mí esforzarme por mi sueño, agarrarlo con fuerza… y convertirlo en realidad”
    6. “Toda mi vida siempre hubo algo dentro de mí. Algo que me hacía diferente”.

4.- Trailer:

 

LA CONFIANZA

En una ocasión iban tres montañeros a pasar un fin de semana a un frondoso bosque; uno era el “fuego “, otro el “agua” y otro la “confianza. 

 Al entrar en el bosque les salió a su paso el guardabosque y les dijo: “¿a dónde se dirigen ustedes?”, y ellos respondieron: “a pasar el fin de semana en el bosque “, el guardabosque les contestó: “tengan mucho cuidado ya que es un bosque muy peligroso, muchas personas que entraron no lograron salir jamás “ 

El fuego le contestó: “yo no tengo ningún miedo, si me pierdo, comenzaré a emitir humo de mí y así me encontrarán fácilmente “. 

El agua también con muchas ganas le respondió: “pues yo tampoco tengo problemas, siempre ruedo hacia abajo, me diluyo y a mi alrededor siempre brota la hierba verde, pronto me encontrarían “. 

Entonces el guardabosque se dirige a la confianza y le pregunta: “¿y usted quién es?”. 

La confianza responde: “yo soy la esperanza y estoy pensando en no entrar en el bosque, porque cuando alguien me pierde casi nunca me vuelve a encontrar “. 

 

La confianza es el pegamento de la vida.

Es el ingrediente más esencial en la comunicación efectiva.

Es el principio fundamental que sostiene todas las relaciones

Stephen Covey

 

NADA TE ANGUSTIE

Allí donde la vida brota. Allí donde el Misterio es recibido. Allí donde la valentía emerge porque la promesa echó raíces. Allí, en el Corazón -confiado, amado y esperanzado-, se fraguó su historia y la nuestra. Y, desde entonces, podemos vivir sin miedo… nada te angustie. Nada te haga menos. Tu corazón es cuidado… como el de María, para un ‘sí’ sincero. Como el de Jesús, para que sea el tuyo… ¡en sus corazones confiamos! 

 

LA PRIMAVERA «CADA DÍA TIENE SU AFÁN»

Estamos en plena primavera y, además de las alergias y las horas de luz que ya empiezan a ser más, también es momento de ver florecer el campo. Parece que la naturaleza ha estado dormida durante los meses de invierno y ahora amanece de esa larga siesta para vestirse de gala y mostrarnos su mejor cara. Es un tiempo que mueve a la poesía y a mí no me resulta difícil imaginarme a Jesús ante la belleza que se despliega en este tiempo.  

Hay un momento en el evangelio de Mateo que parece que Jesús se deja llevar por la vena romántica que se despierta en esta época, y nos invita a mirar las aves del cielo y las flores del campo. Parece que contemplar la vida de la naturaleza le animaba al Galileo a confiar en el cuidado amoroso de Dios. Pues, del mismo modo que los pájaros no siembran ni cosechan, pero el Padre los cuida con ternura, así también nosotros podemos fiarnos de Aquél en cuyas Buenas Manos está nuestra existencia (Mt 6,25-26). Asombrarse de la belleza de las flores, que brotan sin que nadie les plante, le lleva a Jesús a invitarnos a no preocuparnos por otra cosa que no sea el Reino de Dios y la justicia que le es propia, porque todo lo demás se nos da por añadidura (Mt 6,27-34). Este discurso poético de Jesús termina invitándonos a no agobiarnos antes de tiempo y a preocuparnos del día a día porque “cada día tiene su afán” (Mt 6,34).  

Seguro que alguno de los que están leyendo estas letras podría decirme que eso “está muy bien” pero que la vida es mucho más complicada de lo que este texto tan bonito del Evangelio nos cuenta. Pero ¿acaso no nos preocupamos demasiado del futuro y dejamos de disfrutar el momento presente? ¿No es verdad que se nos olvida con frecuencia que el Padre se ocupa de nuestra vida y nos cuida de modo misterioso? Confiar en Dios nos debería animar a vivir el “ahora” con intensidad y plantearnos la existencia, como dice un entrenador de fútbol, “partido a partido”.  

Os voy a hacer una propuesta: Buscad un lugar tranquilo, con un bonito paisaje ante vosotros. Tomaos un tiempo sereno para respirar con calma y disfrutar de la vista y los olores. Después, leed con calma este precioso pasaje del Evangelio: Mt 6,25-34. ¿No es un bonito plan para un día de primavera?