Eco Diario de la Palabra
 

SER PROACTIVO. Víctor Vallejo


SER PROACTIVO PARA QUE  TE VAYA BIEN 

 .

Seguimos con nuestro compromiso de ofrecer pasos para alcanzar una vida plena. En la pasada entrega,  vimos cómo Bethany Hamilton se supo sobreponer a un terrible accidente. Ella no eligió que un tiburón tigre le arrancara un brazo, pero sí decidió volver a surfear y llevar una vida feliz. Esta decisión última, la de sobreponerse y continuar con el proyecto de una vida plena,  convierte a Bethany Hamilton en una mujer proactiva.

.

¿Qué es la proactividad? Stephen R. Covey, autor de Los siete hábitos de la gente altamente efectiva, la define como la capacidad de ser responsables de nuestra propia vida. Las personas proactivas reconocen que su conducta es producto de su propia elección consciente y rechazan que sus actos sean respuestas condicionadas por las circunstancias, condicionamientos o el destino. Lo entenderemos estupendamente con un ejemplo: imaginemos dos personas que han ido al mismo centro escolar donde las clases de inglés no fueron nada eficaces por causa del profesorado. Los dos se presentan a una entrevista de trabajo y resulta que pedían un nivel de inglés alto. Uno no consigue el trabajo y llega a casa echando la culpa de su fracaso a sus nefastos profesores de inglés. El otro, llega contento al hogar familiar porque ha conseguido el puesto. ¿Cómo fue esto posible? Porque este último, asumió las circunstancias que le habían tocado (malos profesores de inglés en el colegio) y subsanó esta carencia yéndose a trabajar a Londres y así mejorar su nivel de inglés.

.

Lo que intento ilustrar con el ejemplo es que la segunda persona, la que pasa la entrevista,  asume su carencia, y opta por una decisión responsable: viajar al extranjero para aprender inglés por lo cual decimos que actuó de forma proactiva. La segunda, al descargar toda la responsabilidad en sus profesores de escuela, es decir, en sus circunstancias pasadas, resulta ser una persona reactiva. La persona proactiva toma la iniciativa y la persona reactiva deja que otros determinen su conducta.

.

Es verdad que Ortega y Gasset dijo “yo soy yo y mis circunstancias”, pero la frase no acaba ahí. Dado que las circunstancias tienen tanto peso, Ortega, nos encomiaba a hacernos cargo de ellas. ¿No me enseñaron bien el inglés en la etapa escolar (mis circunstancias)? Pues yo lo asumo y yo pongo remedio, porque el último responsable de saber inglés soy yo.

.

proactividadInsistamos un poco más en la diferencia entre la proactividad y la reactividad. La persona reactiva siempre encontrará una buena excusa (y cierta) para no asumir su responsabilidad: “yo soy así”, “no puedo hacerlo porque no tengo tiempo”, “si mi mujer (o marido) fuera más paciente”, “lo hice porque me lo ordenaron, porque todo el mundo lo hace, porque es lo que se esperaba de mi”, etc.

.

Las personas proactivas, por el contrario, en vez de lamentarse o justificarse, se plantean una y otra vez qué está de su mano para conseguir llegar a ser quien quieren ser. Es decir, se centran en lo que se ha llamado su círculo de influencia, aquellas cosas sobre las que tenemos control y que nos hacen ser quienes realmente quieremos ser. Bethany Hamilton quería ser luz para el mundo y, decidiendo volver a montarse en una tabla de surf sin su brazo, lo consiguió. No se centró en lo que no tenía, sino en lo que podía ser tras la pérdida traumática de su brazo.

.

Covey nos explica que las personas reactivas se centran en el “tener” y las proactivas en el “ser”. Una persona reactiva se lamenta recurriendo al tener: “si tuviera una casa propia…”, “si tuviera un título universitario…”, “si tuviera más tiempo para mí…” y “si tuviera…”. En cambio la persona proactiva se centra en cambiar por dentro (el ser) para generar cambio en las circunstancias. En vez de “si tuviera” se dice así mismo: “puedo ser más ingenioso, más diligente, más creativo, más cooperativo, más humilde, estar más presente, más consciente, más atento…”

.

¿Y para qué ser proactivo? Pues ni más ni menos que para ser feliz. La felicidad no se encuentra ni en el horóscopo ni en la lotería (y esto está demostrado),  muy al contrario,  ser feliz es una decisión. En palabras del mismo Covey: “A veces lo más proactivo a nuestro alcance es ser feliz, sonreír auténticamente. La felicidad, como la desdicha, es una elección proactiva. Hay cosas, como el clima, que nunca están en nuestro círculo de influencia. Pero una persona proactiva puede llevar dentro su propio clima psíquico o social. Podemos ser felices y aceptar lo que está más allá de nuestro control, mientras centramos nuestros esfuerzos en las cosas que podemos controlar.”

.

Moraleja: ¡A ser proactivos! ¿Te atreves?   

.

be proactive in wood type

.

.

Víctor Vallejo