Eco Diario de la Palabra
 

RASGAD LOS CORAZONES. oración


Rasgad los corazones

.

Si tienes el corazón duro,
tienes que ablandarlo.
Si llega a ser de piedra, tienes que romperlo,
y convertirlo en un “corazón de carne” (Ez 36, 36).
Si tienes el corazón viejo,
tienes que rejuvenecerlo y revitalizarlo
hasta conseguir un corazón nuevo.
Si tienes el corazón sucio,
tienes que purificarlo,
hasta que llegues a ser limpio de corazón.
Para purificarlo se necesita sobre todo:
el Espíritu (Ez 36, 27; Mt 3, 11).

.

Si tienes el corazón pequeño, ruin,
tienes que estirarlo y hacerlo crecer,
que sea un corazón grande, ensanchado, dilatado,
como el de Abraham o el de Pablo (2Cor 6, 11-13)
para que quepan en él todos los hermanos.

.

Si tienes un corazón inflado, orgulloso,
tienes que vaciarlo, podarlo, quitarle sus humos y grandezas,
hasta hacerlo humilde y ponerlo a servir,
como el de Cristo (Mt 11, 29; Lc 22, 27).

.

¡Conviérteme, Señor!
¡Haz mi corazón semejante al tuyo!

.

.

Rafael Prieto
cheap plavix
where to buy proscar in australia