Eco Diario de la Palabra
 

¿qué hace sonreír a SANDRA VALLE?


Sandra Valle es una joven claretiana Salvadoreña, que vive actualmente en EEUU.

 .

¿qué te hace sonreír? 

¿dónde está la fuente de tu alegría?

 .

A simple vista son preguntas sencillas; pero lo sencillo muchas veces es lo más complicado de explicar, responder o describir…

Acepté responder no solo por un testimonio, ni porque las Misioneras Claretianas, (Familia importante para mi) decidieran tomarme en cuenta en este proyecto… Más bien acepté por mí, porque yo misma necesito responderme estas preguntas… quizás esto de escribir me haga más consciente el vivir…

 .

Vivo en el extranjero, en un lugar ajeno a mis raíces, valores y costumbres…

No pedí estar aquí; sin embargo circunstancias ajenas a mi voluntad me hicieron tomar este camino…

Acá se vive según el slogan popular de este país: «Un lugar de oportunidades y donde tus sueños se realizan»… sueños, oportunidades y libertad que se conquista, se construye y que cuesta como todo en esta vida!!!

Entre muchas cosas que me costado aceptar es que aún teniendo mi propio nombre, no lo pueda usar porque no tengo permiso de trabajo, manejo un carro sin licencia; soy parte de los miles de inmigrantes de este país, que realiza cualquier tipo de trabajo (honesto) para sobrevivir.

Esto también me recuerda que formo parte de los miles de inmigrantes que estamos infringiendo las leyes, ya sea por haber penetrado alguna de sus fronteras de forma ilegal o haber llegado con visa y luego de que ésta se venciera, decidir quedarse.

Me embarga muchas veces el sentimiento de que vivo en el exilio, y sin pensarlo mucho me hace recordar el salmo: «Junto a los canales de Babilonia nos sentamos a llorar con nostalgia de Sión!… ¡Cómo cantar un cántico del Señor en tierra extranjera!…que se me pegue la lengua al paladar si no me acuerdo de ti, si no pongo a Jerusalén en la cumbre de mis alegrías»….

Siento también que ya caminé por el desierto y no he logrado llegar a la tierra prometida… pero es acá donde creo que radica mi fuente…»sigo creyendo», «sigo esperando», «sigo caminado»… Aunque todo esto a mi manera, pero no me he rendido y sé que todo tiene un propósito; ahora mismo continuo caminando entre pequeñas luces y sombras; confiando realmente que «Su Luz me hará ver la luz».

Y entonces en medio de todo esto que me hace sonreír?????

 .

Sin lugar a dudas me hace sonreír tener mucha de mi familia materna acá cerca… Mi hermano y mis sobrinos. Me alegra verlos, abrazarlos y compartir con ellos.

Un beso tierno en la mejilla que me da mi sobrino Hassan cada vez que salgo o llego a casa. (Eso llena mi corazón)

Mi sobrina Hanna hablándome en inglés esperando que yo le conteste igual.

Me llena de alegría compartir mi vida acá con mi prima Eva, que se ha convertido en muy buena hermana para mí, su apoyo y cariño son esenciales.

Los amaneceres que contemplo al salir del trabajo; dibujan espontáneamente una sonrisa en mis labios y mi boca balbucea un «Gracias Dios».

La voz de mi abuela y mi madre al otro lado del teléfono dándome su bendición.

Mantener el hilo de la amistad a través de las diferentes redes sociales, con tanta gente buena que a lo largo de mi caminar me han acompañado por un tramo…

Me hace sonreír los lazos afectivos que a pesar de la distancia y el tiempo no se han roto y se mantienen con algunas Misioneras Claretianas, con la Hna Amanda (Dominica de la Anunciata), con la Flaquita y Loly (Familia que pude elegir en El Salvador).

«Tengo vida y sonrío»

 .

.

Sandra Valle