Eco Diario de la Palabra
 

¿qué hace sonreír a CELESTE BERARDI?


Celeste Berardi es una joven Misionera Claretiana, desde hace poco más de un año… es italiana, de Conversano (Ba) y estuvo en España el último año de Noviciado. Le encanta la música y toca fenomenal la flauta travesera. Ahora vive en Cinquina (Roma), está estudiando Teología a la vez que comparte el estudio con múltiples acciones pastorales en la Parroquia y en el colegio de Ciampino. Agradecemos su testimonio alegre.

 .

¿Qué te hace sonreír?

¿Dónde está la fuente de tu alegría?

.

Lo que me hace sonreír es sencillamente lo que me da alegría y serenidad, que me hace sentir a gusto. Soy una chica que siempre le ha gustado sonreír, disfrutarlo todo, con Dios y con los demás. En la comunidad es para mí un lugar donde comparto todo, las preocupaciones y también los momentos de alegría y gozo. No hay día en que no me ría con las hermanas por algo, nos reímos a gusto de los que nos pasa a lo largo del día, en la pastoral y entre nosotras con cariño y alegría, la vida comunitaria es para mí lugar donde sonreír, porqué es donde vivo cada día y comparto mí manera de ser y vivir, es allí donde Dios me llama cada día a buscarlo con alegría y gozo; muchas veces se pasan momentos difíciles donde no es tan fácil sonreír, pero la comunidad y la amistad más fuerte que tengo con algunas hermanas en manera especial me ayuda a superar las preocupaciones y gozar de algo, tal vez muy sencillo pero que me da alegría, y me levanta de la tristeza. Muchísimas veces sonrío delante de Jesús,   siento su presencia  a lo largo del día.

.

A veces me paro con Él y le hablo compartiendo todo lo que vivo y me pasa, ¡cada momento es oportuno para estar con Él! Y de verdad me sale la risa en la cara porque con Él las cosas se llenan de optimismo y aunque a veces son un poquito pesadas, Él me da la serenidad y la alegría para vivirla con ánimo y  me llena de tal confianza que me sale la risa.

.

Cada cosa que me pasa de bueno y alegre tal vez sencillo y pequeño: como una buena comida, un compartir una oración o la sonrisa de una hermana, o el abrazo de un niño, me recuerda que la fuente de toda esta alegría es Jesús y me hace sonreír.

.

No sé cómo explicarlo, parece más sencillo vivirlo que decirlo.

.

Yo estoy convencida que Jesús es lo que me hace sonreír, porque Él está en cada cosa buena y en tantas personas que caminan a mí lado. Y de las cosas tristes Él sabe sacar siempre lo mejor para mí. Lo puedo decir claro y fuerte: la fuente de mí alegría es Jesús, sin él nada tendría sentido y gusto. La experiencia que me llevo en mi vida es que la presencia de Jesús me ha acompañado constantemente a lo largo de toda mi vida, y no puedo pensar mi vida sin Él.

.

¡Él es parte de mi vida, es toda mi alegría y gozo!

.

.

Celeste Berardi