Eco Diario de la Palabra
 

ORACIÓN REPARADORA. Por Consuelo Ferrús.


ORACIÓN REPARADORA 

.

Marzo va a coincidir con la CUARESMA. Se nos va a proponer desde muchos ámbitos un cierto clima, actividades, un camino a recorrer.

.

Desde esta sección, y de nuevo en relación con el lema yo me preguntaba ¿Y si no todo va bien en mi vida? Por ejemplo, que no vaya bien porque hay una relación personal indigestada, alguien con quien estoy enfadada, disgustada, alguien a quien yo he hecho mal y algo me recome por dentro… no me siento tranquila, en paz. O un sentimiento de incomprensión, de haber sido injustos conmigo, sentimiento de rechazo hacia mí que me hunde, me lastima. Este es el tiempo de la misericordia, primero con una misma, y por eso también con los demás. Es el tiempo de reparar, de rehacer, de empezar de nuevo. ¿cómo podremos hacerlo?

.

  1. Sitúate de pie, con las piernas ligeramente entreabiertas, a la altura de los hombros, bien enraizado en la tierra. Los brazos también abiertos, muy abiertos, estirados, en actitud de total receptividad a Dios, al universo. Como los brazos de Jesús abiertos siempre en la cruz…

.

Cierra los ojos y respira profundamente, cogiendo aire desde tus entrañas. Imagina, siente que te llueve el amor misericordioso del Dios Padre Bueno, un gran abrazo que te acoge como el Padre de la parábola. Recibes Amor.

.

Siente que se derrama sobre ti el perdón de Dios. Al expulsar el aire puedes cerrar lentamente los brazos sobre tu pecho y gozarte recibiendo ese perdón, ese amor tan grande del Padre Dios. Te das el amor de Dios. Si eres así perdonado, si así te empapa el amor de Dios, ¿cómo no perdonarte tú a ti mismo el mal que hayas podido hacer? Es de lo más difícil, perdonar el mal que hemos hecho, pero no imposible para Dios. Repite el ejercicio hasta que vayas sintiendo paz.

.

  1. Otra variante de este ejercicio de oración puede ser el mismo pero ahora tomando conciencia y poniendo nombre a personas que te han hecho daño, que les debes tu perdón, aunque no te lo hayan pedido. Ese perdón lo necesitas tú.

.

Sitúate en la misma postura de inicio. Coge aire desde las entrañas, inspira, recibe el amor y el perdón que nos vienen de Dios.

.

Al expirar el aire extiende tus brazos hacia delante, con las palmas mirando hacia arriba, imaginando y pensando en las personas a quienes quieres perdonar y envíales el perdón que recibes de Dios. Puedes nombrarlas en alto si quieres y ofrecerles tu perdón.

.

Es un ejercicio sanador y reparador.

.

.