Eco Diario de la Palabra
 

ORACIÓN LIBERADORA


 

 

Padre, en el Nombre de Jesús, te pido que me bendigas

y me ayudes a entender que tú me amas.

Siempre, en toda ocasión. Esté como esté.

Con complejos, con culpas, con fallos, con posibilidades, con bondad a veces…

Ayúdame a reconciliarme conmigo mismo.

Que llegue a comprender que soy hijo, soy hija tuya y que para ti soy importante y me amas con todo tu infinito amor.

Gracias, Padre mío, llena todos los vacíos de mi vida con tu amor, libérame de toda la oscuridad, que todavía hay en mi corazón.

.

Lléname de tu alegría y de tu paz.

Haz que brille tu rostro en mi vida.

Cicatriza todas las heridas que he recibido

y sana todos los recuerdos dolorosos de mi pasado.

Dame amor y fortaleza

para enfrentar los problemas de cada día.

Libérame del complejo de inferioridad, o de superioridad… de todo complejo. Que me encuentre con mi verdad.

Libérame del sentimiento de culpabilidad

por los males cometidos.

Tú me has perdonado, que yo haga lo mismo con quienes me ofenden, porque son hijos tuyos.

Gracias por tu amor, por tu perdón, por tu paz y tu alegría. Gracias, Señor, porque, a pesar de mis fracasos, de mis dudas y de mis complejos, tú me amas y me seguirás amando.

Nunca me darás por perdido, por perdida.

Gracias por haberme hecho así.

Tú sabrás por qué.

.