Eco Diario de la Palabra
 

mi Palabra: «TESORO» Salvador León, cmf


La palabra que define toda mi vida es TESORO.

.

Sí el “tesoro escondido” fue, es y será el motor de mi vida. La raíz y la fuerza que puso en marcha una nueva andadura en mi vida. La parábola de Mt 13, 44 llegó a mi existencia hace más de treinta y cinco años, llegó de sorpresa, me desbordó, me llenó de alegría y abrió insospechados horizontes. ¡Cuántas veces vuelvo con gratitud a esa parábola! Llevo este tesoro en mi frágil vasija de barro, tantas veces, quebrada y tantas otras reparadas por puro toque de “gracia y reconciliación”.

 .

La vocación recibida me ha permitido ser cauce de la alegría de Dios, de su bondad y de su paz, de su plan de salvación para todos. Soy un misionero feliz porque he descubierto y he permitido que “Cristo viva en mí”. Él fue el punto de partida para que iniciase e impulsase los procesos formativos y apostólicos que he ido teniendo en el seguimiento de Jesús. Voy aprendiendo a ser “hombre para los demás”, a ser misionero claretiano en contacto con el Pueblo de Dios que me va haciendo sacerdote en el camino. Con gozo y atrevimiento muestro a todos el tesoro que se me ha dado. No me quedo con él, deseo que este gran regalo pueda enriquecer a otros.

 .

Sigo dejando que Dios tenga la primera palabra cada día y dejo que resuene en mí cada noche, para que la última palabra sea de Dios.

.

.

Salvador León, cmf