Eco Diario de la Palabra
 

“La nostalgia es buena pero la esperanza es mejor”


Cuenta el mito de Pandora que cuando esta bendita mujer abrió su caja todos los males se esparcieron por la tierra y sólo quedó dentro la esperanza. Sí, esa hermana pequeña de la fe y el amor que a veces tan poca atención prestamos y que, sin embargo, su sola presencia o ausencia puede cambiarnos la vida.

¿Tú estás como Pandora y sientes que alguien ha abierto la caja de los truenos en tu vida o en tu mundo?, ¿te quedan fuerzas para mirar al fondo de la caja y recuperar a la pequeña esperanza?, ¿la buscas?

Nosotros te proponemos aprovechar este tiempo para crecer en esperanza, para acogerla, para cuidarla ¡Es tan fácil desesperarse, desvincularse de la vida, de los sueños, de las ganas de amar y de fiarnos! ¡Pero necesitamos tanto este ejercicio de esperar contra toda esperanza…!

Ayudémonos unos a otros. Necesitamos elegir la esperanza. Que nada ni nadie nos la robe. Que ningún mal nos la arrebate.