Eco Diario de la Palabra
 

La Esperanza del Adviento como Esperanza Organizada


Continuando con las motivaciones propuestas en la anterior entrada, quiero aprovechar el tiempo de Adviento que inauguramos para actualizar este espacio de Justicia y Paz  desde una perspectiva esperanzada. El Adviento es, entre otras muchas cosas, el tiempo de la espera. No de la espera estéril, sino de la espera de algo (alguien) transformador, del principio del tiempo nuevo, del Reino de la justicia y la paz encarnado en el amor mismo. Es una espera, por tanto, esperanzada, un matiz este no necesariamente redundante.

.

Desde el enfoque de este espacio, vamos a pasar a analizar algunas vías que desde nuestra sociedad ya están convocando, de distintas maneras, a la esperanza frente a la injusticia. Valga esto como propuesta de transformación social en positivo, lo que la iglesia latinoamericana denominaría la “esperanza organizada”.

 .

.

  • VER:

.

.

Es constatable que, desde el inicio de la crisis que estamos viviendo, se han disparado las muestras de solidaridad entre la población. No lo han hecho tanto desde los que tienen mucho hacia los que no tienen nada, al estilo de un “telemaratón” interno, como entre los que están siendo afectados. La crisis ha despertado, sorprendentemente, no un egoísmo en búsqueda de autoprotección sino una empatía que se concreta en acciones prácticas para apoyarse y defenderse frente a los atropellos políticos, sociales y económicos. Vamos a ver algunas de ellas concretadas en agrupaciones específicas.

.

            La PAH: La Plataforma Afectados Contra la Hipoteca (PAH) es uno de los ejemplos más claros de esta solidaridad activa frente a la desgracia. Aunque la organización ya existía desde hace años, ha sido a raíz del 15-M que su actividad se ha visto apoyada por un número de gente cada vez mayor. A través de una organización horizontal y de informaciones a través de las asambleas de los barrios, consiguen dar apoyo a todas las personas y familias que son víctimas de los desahucios. Cada semana movilizan a cientos de personas para presentarse en los domicilios de las personas que van a ser echadas de sus hogares para mediar con la policía y los representantes de los bancos. Es emocionante seguir su actividad y sus logros, cargados todos ellos de humanidad en las redes sociales.

.

            Brigadas Vecinales de Derechos Humanos: Las Brigadas de Derechos Humanos llevan años luchando por los derechos de los más desfavorecidos, en concreto de los inmigrantes sin papeles. Velan por la seguridad de este colectivo y por el cumplimiento de la carta universal de la ONU a través de una red de vecinos que se dedican a observar su entorno y denunciar las irregularidades. Una de sus mayores actividades en las redes sociales es anunciar en el acto de las diversas redadas racistas que se realizan a lo largo del país para intentar impedir detenciones ilegales por el color de la piel y generar movilización y conciencia social.

.

            Partidos políticos (algunos): Que nadie se me asuste. Al igual que en otros ámbitos, también en la política hay gente que está tratando de hacer las cosas de manera diferente. Están surgiendo partidos que nacen del descontento de los ciudadanos y la necesidad de superar el tapón creado por los políticos “oficiales” que llevan toda la democracia en el mismo sitio. El partido Equo, por ejemplo, ha anunciado que hará unas primarias abiertas a toda la ciudadanía para elegir a su candidato para las Elecciones Europeas. Por Un Mundo + Justo, socio de Equo en algunas de sus campañas, lleva años luchando por los derechos de los empobrecidos del Sur desde la política del Norte y ha presentado una alternativa “justa” a los Presupuestos Generales del Estado.

.

            Asambleas de Barrio: Es la forma de participación más horizontal que tenemos a nuestro alcance para ir modificando y mejorando la vida de nuestros barrios. Algunas existían desde hace años, pero el 15-M las ha hecho multiplicarse por todo el país. Tratan temas locales y también propuestas a mayor escala. El orden del día se decide entre todos los participantes y todos los vecinos tienen cabida siempre que se respeten unas mínimas normas de comportamiento y funcionamiento. Las asambleas son, por tanto, lo que sus vecinos quieren que sea.

.

.

  • JUZGAR:

.

.

Dos de los acentos más importantes del Reinado de Jesús van en la línea de trabajar preferencialmente por los más desfavorecidos y de no hacerlo en solitario. Desde las primeras comunidades hasta hoy, la necesidad de trabajar en grupo por la transformación del mundo ha sido una de las máximas más importantes del cristianismo. En el grupo, en la comunidad, encontramos a Jesús, nos encontramos con Él. Es desde la unión con otras personas que persiguen un mismo objetivo donde encontramos nuestra fuerza.

.

Desde esta lógica, pareciera que hay un llamamiento claro a, por lo menos, interesarse por estas agrupaciones que, sin necesidad de ser religiosas, están convocando a la solidaridad de toda la ciudadanía. Sin que ello suponga que tengan que sustituir a sus comunidades aquellos que las tengan, la participación en esta organización de la esperanza puede aumentar nuestros horizontes y dar un apoyo que puede resultar fundamental a estas agrupaciones. ¿Qué pasaría si, ante un desahucio de una familia en nuestro barrio, fuésemos todos los feligreses de la parroquia convocados incluso por nuestro propio párroco? ¡Cuántas cosas más (de las muchas que seguro que ya hacéis) se podrían transformar con esta mezcla tan interesante! No hablemos ya de la participación en partidos políticos nuevos que buscan la justicia, la solidaridad y la transparencia, tal y como nos han recordado tantos papas tantas veces.

.

.

  • ACTUAR:

.

.

Toca ahora el momento de concretar en una acción el proceso que hemos ido recorriendo a través del “ver” y del “juzgar”, una acción que nos acerque a esa esperanza organizada de la que venimos hablando a lo largo del texto.

.

Para ello, la invitación parece clara. Hemos dado cuatro opciones de organizaciones sociales que están intentando llevar esperanza a la injusticia, seguro que conoces alguna más (no dejes de ponerla en los comentarios y así nos enriquecemos todas!). La propuesta es que, a lo largo de este Adviento, por lo menos nos informemos más y nos acerquemos a alguna de estas opciones. Intenta acercarte a la asamblea de tu barrio o anímate a parar un desahucio cercano. Forma parte con miembros de tu comunidad de una brigada vecinal de Derechos Humanos… Si te animas y te apetece, cuéntanos tu experiencia en los comentarios. ¡Seguro que es una vivencia muy enriquecedora!

.

.

Para terminar, os dejo con este vídeo que realizó hace meses la “Orquesta Solfónica” como muestra clara de lo fácil que puede llegar a ser llevar la esperanza organizada cuando se está en grupo. Aviso a navegantes: emociona hasta la lágrima. ¡Feliz y fructífero Adviento!

.

.

.

.

Miguel Ángel Vázquez

@MAVazquez22