Eco Diario de la Palabra
 

El clamor de la Madre Tierra


Contaminación, deforestación, derrames de petróleo, residuos industriales, islas de plástico, cambio climático, pérdida de diversidad, accidentes nucleares, deshielo de las zonas polares… ¿Oyes el clamor de la Madre Tierra?

El 22 de abril celebramos el Día internacional de la Madre Tierra, una oportunidad para concienciarnos sobre los problemas que nos afectan a todos los que habitamos el planeta. Porque la Madre Tierra no es ajena a nosotros y su clamor también ha de ser el nuestro.

El Papa Francisco, en su llamada al cuidado de la «casa común» (Laudato si´), se hace eco de este clamor denunciando «el daño que le provocamos a causa del uso irresponsable y del abuso de los bienes que Dios ha puesto en ella» (2). Más adelante afirma: «Nunca hemos maltratado y lastimado nuestra casa común como en los últimos dos siglos» (53).

Francisco nos apremia a realizar «un cambio en los estilos de vida», un cambio que aunque pueda parecer anecdótico, «podría llegar a ejercer una sana presión sobre los que tienen poder político, económico y social» (206). Además nos recuerda que «estamos llamados a ser los instrumentos del Padre Dios para que nuestro planeta sea lo que Él soñó al crearlo y responda a su proyecto de paz, belleza y plenitud» (53).

En agosto de 2018 una joven de 15 años, Greta Thunberg, tras la ola de calor y los incendios forestales vividos en Suecia, se sentó ante el Parlamento sueco haciendo «huelga escolar por el clima» para que su gobierno redujera las emisiones de carbono. Su acción trascendió a nivel internacional. En su discurso ante la Cumbre del Clima de las Naciones Unidas afirmó: «si algunos niños pueden generar titulares en todo el mundo simplemente por no ir a la escuela, entonces imaginen lo que todos podríamos hacer juntos si realmente quisiéramos». ¿Queremos?