vivir acompasados con la Palabra, al compás de nuestras palabras


Cargando Ecos

« Todos los Ecos

  • Este eco ha pasado.

“TIEMPOS RECIOS”


julio 13

 

La paradoja del Evangelio de Jesús es constante. Se nos reclama un realismo esperanzado que nos permita ser, al mismo tiempo, “astutos e inocentes”. Jesús, en el fondo, nos pide ser como Él: personas cuyas raíces están firmemente asentadas en el Padre. En palabras de nuestros místicos, nos llama a ser “hijos en el Hijo”. A vivir “en el seno del Padre”. Él será quien inspire nuestra defensa en momentos de especial peligro y amenaza. Y lo hará a través de su “palabra interior”, que se traduce en una valerosa denuncia de la injusticia. Su impulso nos hará profetas de la Verdad en lo más nuclear del caos, la degradación y la insensatez.  

La Iglesia nunca ha perdido su capacidad profética. En Auschwitz o en Ruanda, en Srebrenica o en Alepo, la entrega de los mártires ha elevado hacia el cielo su testimonio. El Padre ha recibido gloria a través de la voz de sus hijos e hijas, que empujados por su Espíritu, han defendido y sostenido la Vida en sus hermanos y hermanas. 

Para Jesús, este “perseverar” es mantenerse firme ante el odio. Es la resistencia pacífica. No podemos lograrla por nuestras fuerzas: es don y auxilio del Padre. 

Detalles

Fecha:
julio 13
Eco Categoría: