vivir acompasados con la Palabra, al compás de nuestras palabras


Cargando Ecos

« Todos los Ecos

¿¡NOS DUELE LA GRATUIDAD DE LA GRACIA DE DIOS?!


agosto 2

Seguro que esto mismo nos pasa también a nosotros; ¿despreciamos lo que no se ajusta a nosotros en aquél al que creemos que conocemos, al que pensamos que podríamos llegar a decirle lo que tiene que hacer, lo que piensa, lo que es imposible que sienta o viva por dentro, queriendo creernos acertados al 100 %?

Cuanto más tiempo llevemos conociéndole… ¡peor!

Si es nuestro mejor amigo… ¡horrible!

Si, ya, resulta que es nuestro hijo o nuestra madre… ¡nefasto!…

      … ¡problema seguro!

Y cuantos más deseos propios tengamos de tener lo que vemos que tiene ese otro, sin que nos conste que haya hecho méritos excepcionales que lo justifiquen… ¡mucho más indignante, incomprensible, inaceptable y ofensivo nos resultará!

¡Qué manía con no querer ver la Verdad, sino el color del cinturón que lleva el que la porta (para poder ridiculizarle frivolizando y decir en nuestra huída que no nos gusta, que ‘eso’ —el color del cinturón, por poner un ejemplo tan ridículo como las forzadas excusas que utilizamos en la vida diaria— no lo aceptamos, pervirtiéndolo y usándolo, así, como coartada para nuestra miopía y cobardía)!

¡Qué manía tenemos con nuestra incapacidad para agradecer lo gratuito y para creer en la bondad y en la Gracia de Dios!

Detalles

Fecha:
agosto 2
Eco Categoría: