vivir acompasados con la Palabra, al compás de nuestras palabras


Cargando Ecos

« Todos los Ecos

Mis ojos han visto al Salvador


febrero 2

Cuando los padres de Jesús se acercan al Templo para presentarlo, no salen a su encuentro los dirigentes religiosos, los maestros de la Ley. Dentro de unos años, ellos serán quienes lo rechacen por curar enfermos en sábado, serán los que lo entreguen para ser crucificado. Jesús no encuentra acogida en esa religión alejada y olvidada del sufrimiento.

Quienes acogen a Jesús y lo reconocen como Enviado de Dios son dos ancianos de fe sencilla y corazón abierto que han tenido una larga vida esperando la salvación de Dios: Simeón y Ana. Ellos representan a tanta gente de fe sencilla que, en todos los tiempos, viven con su confianza puesta en Dios, esperando su llegada, la liberación y la luz que sólo Jesús, el Salvador, puede darnos. Esta fe sencilla que espera de Dios la salvación definitiva es nuestra fe, la fe de la mayoría. Dios nos acoge en esa fe sencilla.

Detalles

Fecha:
febrero 2
Eco Categoría: