vivir acompasados con la Palabra, al compás de nuestras palabras


Cargando Ecos

« Todos los Ecos

  • Este eco ha pasado.

La vocación de Jesús


enero 10

¿Cuál es tu propia vocación? ¿Hay algún pasaje de la Biblia que te diga quién eres, qué quiere Dios de ti? ¿Anuncias el día del desquite de Dios o el día de su perdón incondicional?

Todos estamos en la vida para cumplir un propósito. Y una de las principales tareas de cada uno es descubrirlo. Jesús no fue menos y se pasó su vida oculta intentando averiguar cuál era su vocación. En su búsqueda dejó su pueblo y se marchó al Jordán a encontrarse con Juan el Bautista. Allí descubrió que Dios lo quería para anunciar su Reino y, acto seguido, comenzó su predicación.

También Jesús debió buscar lo que pedía Dios a través de la oración y la lectura de la Palabra. Y, leyendo al profeta Isaías, encontró un pasaje que le reveló exactamente para qué había nacido: “Yo estoy aquí, Padre mío, para para anunciar el Evangelio a los pobres, para anunciar a los cautivos la libertad, y a los ciegos la vista. Para dar libertad a los oprimidos; para anunciar el año de gracia del Señor.” Y tal fue su cercanía a su Padre celestial que se permitió corregir al mismísimo profeta quitando del pasaje el verso final: “yo estoy –pensaría Jesús– para ayudar, pero no para anunciar el día del desquite del Señor nuestro Dios como dice Isaías. Abba (padre): tú eres todo amor, todo perdón, tú no te desquitas con la oveja perdida, sino que te desvives por encontrarla. No te preocupes, yo las buscaré por ti.”

Detalles

Fecha:
enero 10
Eco Categoría: