vivir acompasados con la Palabra, al compás de nuestras palabras


Cargando Ecos

« Todos los Ecos

IR DONDE NO SÉ


abril 30

Jesucristo vivo es una verdadera novedad. El problema es que a veces vivimos como si Él se hubiese quedado en el sepulcro, como si ya lo hubiese dicho y hecho todo, como si no pudiese decirme hoy una palabra nueva. Sin embargo, creer en Él significa esperar algo nuevo y ser capaces de verlo, porque sigue actuando: su Espíritu es en nosotros como el viento que sopla «pero no sabemos de dónde viene ni a dónde va».

Lo que marca la diferencia es percibir este “viento”, atender por dónde sopla, descubrir por dónde me viene la fuerza y la vida. Si seguimos ese impulso descubrimos que nos lleva más allá de donde podemos imaginar llegar con nuestras propias fuerzas. ¡Más aún! descubrimos que es un viento que de hecho ya nos está empujando. Para cada uno sopla de una forma original y única: en los deseos que me definen y apasionan, en la forma de entregarme en las cosas, en lo que me identifica y me hace ser quién soy.

Y ahora ¿por dónde sopla el viento? ¿qué deseos hay en mí? ¿a dónde me lleva esa pasión en la vida? ¿Estoy dispuesta hoy a que el “viento-Espíritu” me mueva incluso hasta ir donde no sé? Quizá así podamos vivir la novedad que el Resucitado trae consigo, podamos «nacer de nuevo».

Detalles

Fecha:
abril 30
Eco Categoría: