vivir acompasados con la Palabra, al compás de nuestras palabras


Cargando Ecos

« Todos los Ecos

EL AMOR DEJA MARCA


abril 25

Cuando abandonamos las palabras y las hipótesis para lanzarnos a vivir la realidad tal y como viene no es difícil que acabemos magullados por la existencia. Esta es una manera de interpretar la frase de Leonard Cohen, cantante y poeta canadiense, cuando afirma que “una cicatriz aparece cuando la palabra se hace carne”. Sí, implicarse en la vida y no pasar por ella “de puntillas” siempre acaba dejando alguna herida y más de un golpe, que configuran nuestra historia y se convierten en la señal de que nos hemos sumergido en la existencia a fondo perdido.

En el caso de Jesús esto se cumple con mucha más intensidad. Él es el Hijo que, movido por el amor, se abaja y se acerca a nosotros, a nuestra vida y nuestro mundo. Él es la Palabra hecha carne y, por eso mismo, sus cicatrices tienen una fuerza indescriptible y salvadora. Las marcas que muestra revela a sus discípulos que el Resucitado es el mismo que había caminado con ellos por los caminos de Galilea y que, aun siendo justo, terminó injustamente ajusticiado. Las cicatrices no son solo una prueba física de que Jesús no es ningún fantasma, sino que también recuerdan que el amor hasta el extremo le llevó a la Cruz y que vivir de pie no está reñido con sufrir con y por amor.

Si la resurrección clama que el Amor es más fuerte que la muerte, las señales de los clavos que el Señor muestra nos recuerda que amar duele, que buscar el bien del otro por encima del nuestro nos deja marcas en el corazón, que abordar la realidad como somos llamados nos magulla… pero ¡benditas cicatrices de quienes deciden vivir al estilo de Jesús!  

Detalles

Fecha:
abril 25
Eco Categoría: