vivir acompasados con la Palabra, al compás de nuestras palabras


Cargando Ecos

« Todos los Ecos

  • Este eco ha pasado.

¿CUÁN ANCHO ES EL PASO?


junio 25

Sé de memoria que es estrecha la puerta, estrecho el camino que lleva a la vida. Hace años que lo sé. Como también sé que es ancha la puerta, ancho el camino que lleva a la perdición. También desde hace mucho tiempo, lo sé.

Pero no sé si acabo de creérmelo. En la práctica parece que tengo un juego de medición. Sí, es estrecho el paso… ¿pero cuán estrecho es? Es que hay muchos tipos de estrecheces. Y puede ser muy, muy estrecho el paso, casi una rendija; o puede ser un paso que, comparado con otro, sea más estrecho, pero porque el otro es muy, muy ancho, y no tanto porque éste sea tan estrecho.

Con este juego de medidas parezco andar. De modo que al final Jesús no ha querido decir lo que ha dicho.

Entonces, no pareciendo tan, tan estrecho el paso a la vida… pues va pareciendo más ancho, no tanto como el paso a la perdición, que no es nada estrecho. Y entonces voy justificando, consintiendo, permitiendo, licenciando, relajando, entibiando.

No advierto el final, un poco alarmista: “Pocos” encuentra el paso a la vida. Ese poco asusta bastante. Para no verlo, no parece que no sea tan poco estrecho; para que pase desapercibido, bien estrechito tiene que ser.

Tengo que volver a sacar mi cinta métrica y volver a medir. Porque quizás había medido mal. Tal vez mi vida esté mal medida. Y puede que me sobren muchos metros en la cinta cuando mida el paso a la vida… si lo encuentro. Y que me falte cinta para medir el paso a la perdición.

No deseo perderme nada, y menos la vida.

¿Cómo me tengo que esforzar para encontrar el paso estrecho? Jesús lo conoce y me advierte que no es tan fácil, que exige de mi parte un esfuerzo.

Voy a revisar mi proyecto personal de vida. Voy a subrayar un par de puntos de esfuerzo; por algo se empieza. Tengo que empezar a poner otras medidas en mi vida.

Detalles

Fecha:
junio 25
Eco Categoría: