vivir acompasados con la Palabra, al compás de nuestras palabras


Cargando Ecos

« Todos los Ecos

  • Este eco ha pasado.

CONTRA LA DUREZA DE CORAZÓN


enero 23

“Que el corazón no se me quede desentendidamente frío” nos dice un himno de vísperas. Dando a entender que esta puede ser una de las peores actitudes que amenazan al ser humano: la dureza de corazón, el acorazamiento, la insensibilidad ante las situaciones de dolor de nuestros hermanos y hermanas.

“No te cierres a tu propia carne”, dice Isaías, “entonces romperá tu luz como la aurora […] brillará tu luz en la tiniebla”.

Decía el doctor Julio Mayol que, a las personas, más que empatía (palabra que no le gusta mucho) lo que les hace falta es compasión. Es en la compasión donde nos jugamos el corazón a doble o nada.

Y, ciertamente, habrá ocasiones en las que tendremos que poner cabeza en el corazón, para orientar el impulso. Motor y dirección, trabajando mano a mano con el único objetivo de acoger la vida de los otros, de acompañarlos, de caminar junto a ellos.

Detalles

Fecha:
enero 23
Eco Categoría: