vivir acompasados con la Palabra, al compás de nuestras palabras


Cargando Ecos

« Todos los Ecos

  • Este eco ha pasado.

ALEGRÍA… ¡DE LA BUENA!


abril 22

Igual soy un poco ingenua, pero me da a mí que todo el mundo quiere estar alegre. El problema es que a veces llamamos alegría a la risa fácil, o la hacemos depender de que todo nos vaya bien y no tengamos ninguna dificultad.

En este texto del evangelio la alegría es protagonista indirecta. El pasaje comienza diciendo que las mujeres estaban contentas tras la noticia de la resurrección y, además, las primeras palabras de Jesús son, precisamente, el imperativo “alegraos”. Y es que una de las características de las apariciones del Resucitado en los evangelios es que siempre llena de alegría a quienes experimentan su Presencia.

No es raro que llamemos alegría a cualquier cosa y que lo confundamos con el bullicio y la risa fácil. Pero es distinto ese gozo que embarga a las mujeres y a cualquiera que vislumbre lo que supone que el Padre haya dado la razón a Jesús y su mensaje resucitándolo. Es tan hondo que no se confunde con lo que nos pasa “por la superficie”.

Podemos estar preocupados, inquietos o turbados por las circunstancias, pero la alegría de fondo que nos regala el Señor no nos la puede robar nadie (Jn 16,22). Cuando todo parece ser motivos para mantenernos postrados, el gozo del Resucitado nos impulsa a mantenernos en pie en medio de cualquier circunstancia.

Detalles

Fecha:
abril 22
Eco Categoría: