Eco Diario de la Palabra
 

DÍA MUNDIAL CONTRA LA FALSIFICACIÓN. ¡FELIZ PENTECOSTÉS!


El calendario y las lunas han querido que este año el Día Mundial contra la falsificación se celebre en la Vigilia de Pentecostés. Es decir, en la fiesta grande de los cristianos, donde recordamos que Dios mismo nos sostiene y nos reúne y nos constituye, a pesar de todo y de todos… Es la fiesta del Espíritu Santo. Es el antídoto “natural” contra la falsificación. Es una feliz coincidencia.

Quien se deja llevar por el Espíritu Santo:

– no copiará a otros ni será repetitivo y gris porque será creativo

– no se pasará la vida comparándose con otros porque sabe que cada ser que alienta es único y distinto (y vio Dios que todo era bueno)

– no competirá con nadie porque el Espíritu de Dios genera unidad, armonía y entendimiento mutuo (de Babel a Pentecostés)

– no vivirá medio muerto porque es un Espíritu de vida que contagia ganas de vivir

– no confundirá lo aparente con lo verdadero, porque el mal Espíritu nunca será Espíritu Santo aunque lo parezca

– no mentirá para contentar a otros, para evitarse problemas o para huir del sufrimiento, porque ni Jesús ni María, llenos del Espíritu, lo hicieron.

En definitiva, quien vive según el Espíritu, nunca será falso ni falsificará. Porque donde está el Espíritu, hay libertad. Y la gente libre siempre es auténtica.