Eco Diario de la Palabra
 

DAR LA VIDA… gritando (domingo de ramos)


1semanasta-ramos-iPorque a veces es lo que nos queda: gritar.

.

Porque gritar no es vociferar ni vituperar ni hacer ruido.

.

Gritar -a veces- es respirar, es dar la vida, es ofrecer un soplo de aire a otros que están silenciados. Irremediablemente silenciados.

.

Y a dar la vida gritando se aprende así: en la escuela del silencio, en la lucha contra el miedo.

.

Porque si vosotros calláis, gritarán las piedras (cf Lc 19, 40)

.

.

equipo acompasando