Eco Diario de la Palabra
 

CARTA DE LOS REYES MAGOS A TODOS LOS ACOMPASAD@S


Queridos Acompasados: 

Sí, sí… “Queridos acompasados”. Hemos decidido contestaros a todos los que os acompasáis por estos caminos y no solo al Equipo que lo hace posible. La razón es sencilla: el regalo que hemos decidido dejar este año, lo es para todos vosotros. 

 ¡¡Esperamos que os guste!! 

 El compás de Claretianas se rodea cada vez de gente más buena y generosa… Y aunque algunos no lo creáis, nada de lo que se da se pierde. Creednos… Sobre todo, lo que se da generosamente, sin esperar nada a cambio ni pedir recompensa alguna. En estos tiempos que corren es tan difícil que gente valiosa y buena dé su tiempo y su trabajo gratis, que nosotros mismos nos hemos conmovido. Y nos ha picado la curiosidad… Oye, ¡qué interesante y que variado el plantel de firmas que habéis reunido en Acompasando! 

 Melchor, Balthasar y yo mismo -Gaspar- ya nos hemos suscrito en la web. Lo nuestro es ir de un lado a otro y siempre es mejor recibir las novedades directamente para no perdernos nada. ¡Y más ahora que la frecuencia de colaboraciones será mucho más flexible y cambiante! 

 Por cierto: esperamos haber acertado. Cuando entréis en la #nuevaWebAcompasando estad atentos. A los más despistados o superficiales os puede parecer que apenas ha cambiado… Je, je… Los más “acompasados” distinguiréis la sutileza del cambio. Mismos colores, misma línea, pero nuevas fuentes, nuevo logo y por supuesto, nuevas secciones y contenidos, tal como nos había pedido el Equipo de Acompasando. ¡Nos encantaría ver vuestra cara y vuestros comentarios cuando abráis este regalo! ¿Nos contareis que os ha parecido? 

 Por nuestra parte sólo queremos celebrar que sigáis creyendo en la Luz y no hayáis perdido las ganas de buscar la Estrella. La de Jesús, claro. No hay otra. ¡Qué alegría que desde Belén busquéis y potenciéis otras miradas y otras sensibilidades! Esto de la pluralidad es nuestra especialidad y nos encanta. 

 Pues nada…  ¡Ah! Una petición para Álvaro, Consuelo y Rosa… Es que nos ha dado envidia (sana) esto de ser “firma” en acompasando y queremos hacer nuestra aportación: 3 regalos extra para el año nuevo: 

 Melchor: No olvidéis nunca la luz. Hay mucha más luz de la que vemos. Sobre todo, cuando estamos a oscuras o nos agarra la noche. Sólo hay que afinar los sentidos para ver la estrella, la luz que viene, la que nos hace resplandecer por dentro y adorar. No lo olvidéis. Que la luz que hay en vosotros no se vuelva oscuridad (Lc 11,35).  

 Gaspar: Cuidaos de todos los Herodes. ¡Hay muchos! No os dejéis engañar. Parecerán reyes, incluso os harán creer que los necesitáis, que son líderes naturales, que quieren lo mejor para vosotros… Pero no es verdad. Dicen que buscan la luz, pero solo quieren apagarla. Y con ella la vida y el asombro y la gratuidad y el niño que cada uno lleva dentro. No caminéis sus caminos (Mt 2,12). 

 Balthasar: Regalaos mucho. La vida es tan corta y ¡amamos tan poco a veces! Quereos mucho, de verdad. Dejaos querer a raudales. Disfrutad de todo lo bueno que el mismo Dios nos da. ¡Él sí que es un regalo! Por eso no me costó nada arrodillarme ante Él. Volvería a hacerlo. Nunca me sentí más digno que postrado ante Él. Por eso merece la pena todo el oro, el incienso y la mirra que regaléis. La vida sería distinta y si nos regaláramos más y nos engañáramos menos (Mt 2,11).