Eco Diario de la Palabra
 

SE ARMÓ LA MARIMORENA 4 marzo – 3er CUARESMA

María Morena era una mujer del s.XVII, una tabernera de la Cava Baja del Madrid de los Austrias a la que nadie le podía impedir que llamara la atención a un cliente indeseable que pedía más cosas de la cuenta, o montara un follón a aquellos que intentaban hacer un “simpa” o que echara de su taberna a los borrachos que armaban bronca… así fue criando fama y ha llegado a nuestros días la famosa expresión “se armó la marimorena” como sinónimo de bronca, pelea… ¿Te la imaginas? Una mujer de armas tomar.

Jesús también era un hombre de armas tomar, es decir un hombre de carácter, decidido, libre, sin miedo a nada. Ni al poderoso caballero que es don dinero… Porque ¡vaya la que había montada en torno al Templo de Jerusalén!… Era un verdadero negocio el tema de los sacrificios y rituales que allí se daban y obligaban a todo israelita. Esto es lo que más hace sufrir a Jesús, la perversión de la verdadera religión. El lugar sagrado del Templo no como lugar de Encuentro con Dios, sino otra cosa. En otro momento también se enfadará y llegará a decir: ¿Cuándo entenderéis que quiero misericordia y no sacrificios? (Mt 9, 13). Es el único episodio en que Jesús aparece realmente enfadado y hasta colérico, porque… el celo de tu casa me devora (salmo 68).

En esta cuaresma ponte morado de buena energía, de esa de armas tomar contra la injusticia y el negocio en nombre de Dios, contra la dejadez y la pereza, contra el yoísmo y cualquier forma de maltrato al prójimo. Enfádate contigo mismo si es necesario para avanzar, para crecer. Tómate en serio y toma en serio el respeto al Templo de Dios que eres tú mismo y cualquier ser humano. No te pongas morado de caprichos, concesiones, flojeras… que eso es el verdadero ayuno. Sin machacarte, pero firme. Aunque te parezca poco apetecible, más tarde lo agradecerás. Tu templo será levantado.

DIME CON QUIÉN ANDAS… 18 febrero – 1er CUARESMA

1er Domingo de Cuaresma

18 febrero.

“Dime con quién andas y te diré quién eres”

¡Cuántas veces nos ha salido del alma pronunciar este refrán o alguna de sus múltiples variantes…! Dime cómo vistes… dime lo que gastas… dime como sueñas… y te diré… QUIEN ERES. ¿Cuántas veces te lo han recordado reprochando algunas de tus compañías? Y es que -dicen también- que todo se pega menos la hermosura…

Parece que analizar las compañías que frecuentamos puede sernos de ayuda en la definición de lo que somos, de nuestra propia identidad, y algo de verdad hay en ello. Sabemos que las compañías de Jesús fueron de todo tipo…

En el Evangelio de hoy, por una parte, es el Espíritu quien le rodea y le empuja al desierto (que no parece el mejor sitio para pasarlo bien, precisamente). Por otra parte, ahí entra en escena Satán, el embaucador, el adversario, el que divide, el que lleva por el camino del mal… ¡es lo más alejado de lo que conocemos de Jesús! Él, el camino, Él la Verdad, la Vida, el Amor… ¡mira que andar con estas compañías…! Y esto es solo el comienzo de lo que seguirá siendo una práctica habitual en él.

En el desierto se dejará tentar por Satán… como un humano más. Antes de empezar su misión Jesús quiere ir despacio, como dice otro refrán (vísteme despacio que tengo prisa) y apuntalar bien lo que va a ser y hacer. El desierto es un crisol donde se purifican intenciones y maneras, estilo de vida y decisiones. Con esta mala compañía, la del “enemigo de natura humana”, mejor no hacer componendas porque conoce tus puntos flacos… hay que hacerle frente apoyados en la Palabra, en la experiencia, en los buenos consejos de gente sabia… y siempre estar dispuestos a la conversión, a dar la vuelta por los caminos donde esta mala compañía nos llevó y que no llevan a ninguna parte. Mejor en esta Cuaresma ponerse morado de buenas compañías, buena gente que nos ayude a ser la mejor versión de nosotros mismos. Y sin duda el más experimentado, el propio Jesús. “Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado. Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos.” (Heb 4, 15-16)

ME VOY A PONER MORADO · Miércoles de Ceniza 14 febrero

Pues sí: me voy a poner morado… bueno, morada… bueno, las dos cosas. Me voy a poner hasta arriba porque voy a entrar a saco, porque se me van a quedar cortos los refranes para expresar todo lo que quiero esta Cuaresma.

  • Me voy a poner morado… de Cuaresma. No es un mal color. ¡De la cabeza a los pies! Y sobre todo el corazón, por aquello de no rasgar las vestiduras sino los corazones (Joel 2,12-18)
  • Me voy a poner hasta arriba… porque no quiero dejar nada fuera, no quiero que sea un tiempo superficial, una conversión de escaparate, de rutina. De esas cuaresmas en las que al final no cambia nada de nada porque en el fondo no nos sale del alma gritar que hemos pecado y necesitamos un poquito de misericordia (Salmo 50)
  • Y voy a entrar a saco… porque no quiero echar en saco roto tanta gracia, tantas oportunidades, tanto bien recibido (2 Corintios 5,20–6,2)

Si te apetece el plan, estás invitado. Nos vamos a poner morados… morados de Cuaresma. Y este año vamos a pedir al refranero popular que nos ayude. Cada domingo de Cuaresma un refrán nos hará pensar, rezar, revolvernos, preguntarnos y … ojalá… ¡también gozar! Porque esto de convertirse, cuando va bien, es una fiesta y tiene más de danza que de luto.

Si hoy vas a dejar que marquen tu frente con ceniza, recuerda esto: nos vamos a poner morados. Nos encanta. Y, además, lo necesitamos:

  • Morado justicia, de esa verdadera que se pone en práctica y no necesita anunciarse a los cuatro vientos.
  • Morado oración, bien regado todo el día y todos los días, que cuando esto falta, nada de lo que comes te alimenta.
  • Morado ayuno, ese que se disfruta sólo si nace de la libertad y la mesura. Que un poquito de abnegación y de no estar mi “yo” de primer plato y de postre, siempre ayuda. Pruébalo y verás.

¿Te animas, entonces? Yo que tú lo probaría. Nos vamos a poner morados.

ME VOY A PONER MORADO · CUARESMA 2018

Pues sí: me voy a poner morado… bueno, morada… bueno, las dos cosas. Me voy a poner hasta arriba porque voy a entrar a saco, porque se me van a quedar cortos los refranes para expresar todo lo que quiero esta Cuaresma.

  • Me voy a poner morado… de Cuaresma. No es un mal color. ¡De la cabeza a los pies! Y sobre todo el corazón, por aquello de no rasgar las vestiduras sino los corazones (Joel 2,12-18)
  • Me voy a poner hasta arriba… porque no quiero dejar nada fuera, no quiero que sea un tiempo superficial, una conversión de escaparate, de rutina. De esas cuaresmas en las que al final no cambia nada de nada porque en el fondo no nos sale del alma gritar que hemos pecado y necesitamos un poquito de misericordia (Salmo 50)
  • Y voy a entrar a saco… porque no quiero echar en saco roto tanta gracia, tantas oportunidades, tanto bien recibido (2 Corintios 5,20–6,2)

Si te apetece el plan, estás invitado. Nos vamos a poner morados… morados de Cuaresma. Y este año vamos a pedir al refranero popular que nos ayude. Cada domingo de Cuaresma un refrán nos hará pensar, rezar, revolvernos, preguntarnos y … ojalá… ¡también gozar! Porque esto de convertirse, cuando va bien, es una fiesta y tiene más de danza que de luto.

 

Aquí te presentamos un itinerario que nos ayudará a vivir la Cuaresma domingo a domingo, semana a semana…

y ya sabemos… la sabiduría popular se transmite de boca en boca… de su refranero sacaremos las pistas para vivir acompasados hasta que llegue la Pascua.

Con profundidad y con cierto sentido del humor… para que se haga más llevadero el camino!

¡que tengas una Cuaresma Acompasada!!

 

 

· MIÉRCOLES DE CENIZA ·

“ME VOY A PONER MORADO”

14 de febrero de 2018

 

 

 

 

· PRIMER DOMINGO DE CUARESMA ·

“DIME CON QUIÉN ANDAS…”

18 de febrero de 2018

 

 

 

 

· SEGUNDO DOMINGO DE CUARESMA ·

“LA CABRA TIRA AL MONTE”

25 de febrero de 2018

 

 

 

 

· TERCER DOMINGO DE CUARESMA ·

“SE ARMÓ LA MARIMORENA”

4 de marzo de 2018

 

 

 

 

· CUARTO DOMINGO DE CUARESMA ·

“NO HAY PEOR CIEGO…”

11 de marzo de 2018

 

 

 

 

· QUINTO DOMINGO DE CUARESMA ·

“MALA HIERBA NUNCA MUERE”

18 de marzo de 2018