Eco Diario de la Palabra
 

Ser claretiana


Lo sepas o no, vives CONECTADO a algo o a alguien… Y si no, es que vives desconectado, lo cual es bastante peligroso porque antes o después dejarás de vivir.

.

Además, todos, lo sepamos o no, lo pongamos nombre o no, SENTIMOS Y CON-SENTIMOS… Tú decides que con-sientes… Y te aseguro que de ello depende en gran parte lo que sea tu vida, tu lugar en el mundo, tu vocación.

.

Y si eres cristiano terminarás preguntándote del modo que sea: ¿Qué espera Dios de mí, que quiere SENTIR CONMIGO para que yo le consienta?

.

O dicho de otra forma: estás llamado a descubrir lo que te enamora, te da alas, te hace levantarte por las mañanas y descansar al terminar el día. También lo que te cansa, lo que te merece “la pena”… cualquier pena… Hasta que no sepas poner nombre a “eso”… tu vida no tendrá un por qué… y quizá le valga cualquier cómo… ufff!

.

Nosotras, MISIONERAS CLARETIANAS, hemos encontrado nuestro por qué y nuestro cómo. Y por eso, sabemos que vivir es seguir buscando. Nunca alcanzado del todo. Te invitamos a recorrer este camino.

.

Si crees que Dios mueve tu corazón y tu vida a compatir nuestra misión, ¡adelante!… Esta es tu casa.

.

ESCRÍBENOS TUS DUDAS, CONSULTAS, O LO QUE TU QUIERAS