MARÍA GARCÍA: MISIÓN EN HUMAHUACA, ARGENTINA

Print Friendly

MARÍA GARCÍA: MISIÓN EN HUMAHUACA, ARGENTINA 

.

Recuerdo de pequeña, en el colegio y en la parroquia, la visita de muchos misioneros y misioneras que viajaban a otros países y dedicaban un tiempo de su vida en misiones lejanas, normalmente en contextos de exclusión social, de mayor pobreza… Recuerdo su pasión, la emoción en sus palabras… y el deseo de aventura y de embarcarme en algo así que despertaba en mí.

.

Con el tiempo, este deseo se fue reubicando en otro aún más grande: el de transmitir a los demás la alegría que recibo del Evangelio, el trabajar con otros en que Dios sea conocido y amado, vivir para Él… y hacerlo como Misionera Claretiana.

.

testimonio María humahuacaY con el tiempo, resulta que también a mí se me ha ofrecido la oportunidad de salir de mi país, atravesar el océano y vivir la misión en otro lugar, lejos. En concreto en Humahuaca, una pequeña ciudad de la provincia de Jujuy al norte de Argentina, casi en la frontera con Bolivia. Fue en la experiencia misionera ofrecida por Korima ONG  y en la que participamos un grupo de once voluntarias procedentes de Italia, Polonia y España.

.
Allí nos unimos, durante un mes, a la misión que las claretianas llevan a cabo en Casa de Caridad, atendiendo a personas de la Quebrada y Puna, con especial atención a los más pobres y necesitados, ya fuese en el comedor social y el albergue de la Casa, la farmacia, el ropero, en talleres de promoción humana, apoyo escolar, el proyecto mujer valiosa (en quechua: Warmi Chaniyux)…

.

También tuvimos la oportunidad de visitar algunas localidades de la zona pertenecientes a la Prelatura de Humahuaca acompañando a los hermanos Claretianos, para animar las celebraciones, la eucaristía, funerales… y preparando algún encuentro formativo con niños, jóvenes, familias y agentes de pastoral. Así se nos abrió la posibilidad de conocer las comunidades rurales (Chucalezna, Uquía, Peñablanca, Nazareno, Poscaya, Coctaca, Miyuyoc…) y adentrarnos en sus casas, en sus costumbres, también en una forma nueva para nosotras de celebrar la fe que integra sus ritos indígenas y su amor a la Pachamama, nuestra madre tierra.

.

testimonio María 2Al principio no fue fácil, para qué nos vamos a engañar… A cada paso la novedad, la diferencia y mi propio límite; el ambiente seco y de altura, las temperaturas tan extremas en un mismo día… Y sobre todo descubrirme a mí echando de menos ciertas comodidades, incluso pretendiendo evitar mirar algunas situaciones, escuchar ciertas palabras… Hasta que fui comprendiendo que la realidad superaba aquella aventura soñada; y que es mil veces mejor abrirse a esa realidad de la vida y a la mía propia, aunque nos desborde.

.

Y es que lo humilde y lo sencillo me enseña, me ayuda a ponerme en mi lugar y a relativizar lo mío. Aprendo que vale la pena ponerse al lado de otros y trabajar con ellos sencillamente, sin tantos medios, porque no son tan imprescindibles, porque es alegre el ir ligeros, porque nos sobra…; y que vale la pena dejarse llevar, fiarse de quienes viven y conocen otras realidades, empaparse de ellas, y disponerse simplemente a estar y compartir lo que somos… ¡incluso el sabor del choclo y el api! y el silencio collo, la música de los sikus, el paisaje de cardones, los mil colores andinos… Por eso ahora quiero a la gente de allí, me siento más hermana de los que están lejos (en palabras de M. París: Todo el mundo es patria para el misionero…) y creo que he crecido un poquillo en humanidad.

.

testimonio-maría-4Agradezco especialmente el haber podido vivir todo esto en comunidad, con nuestro grupo de voluntarias y las hermanas de Humahuaca, compartiendo aprendizaje, trabajo, descanso… y orando juntas: disponiéndonos cada día a ponernos al servicio de los otros, como Él, con entrega y valentía, deseo que también se ha reavivado en mí.

.

Y ahora… me atrevo a decir que lo vivido allí me ha dado impulso en mi misión hoy y aquí; la que tengo en mi parroquia, con mi comunidad, en la pastoral de Claretianas, en el barrio… Procurando crecer en sencillez, servicio, entrega… Con confianza, sabiendo y sintiendo que es apasionante vivir así.

.María García, misionera claretiana 

 

 

 

.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR