Eco Diario de la Palabra
 

BIBLIANDO: “NOS INVITA A REVIVIR” por Marifé Ramos


¡Nos invitan a revivir! ¡Nos regalan la experiencia! 

.

Celebrada la Semana Santa, hemos tenido presentes las escenas de la muerte de Jesús. Las lecturas en la Eucaristía, los Oficios, el Vía Crucis, ciertas  películas y las representaciones de la Pasión nos recordaban una y otra vez su pasión y muerte.

.

Seguramente eso nos podría hacer pensar en la nuestra y en la multitud de escenas de violencia, destrucción, injusticia y muerte que nos ofrecen los medios de comunicación.

.

Ante la cruda realidad de la pasión del mundo, nos resultará fácil identificarnos con la experiencia del pueblo de Israel, cuando clamó a Dios diciendo: “¡Se han secado nuestros huesos, se ha desvanecido nuestra esperanza, estamos perdidos para siempre!”

.

Nosotros, como el pueblo de Israel… ¿nos estaremos quedando siempre en ese sentimiento de fin, sin esperanza, sin continuación…?

.

Pero el texto del profeta Ezequiel no acaba aquí. Dios le envía a profetizar, y su palabra nos abre horizontes hoy:

.

 “Así dice el Señor: Cuando abra vuestros sepulcros y os saque de vuestros sepulcros, pueblo mío, sabréis que soy el Señor. Infundiré en vosotros mi espíritu y reviviréis; os colocaré en vuestro suelo y sabréis que yo, el Señor, lo digo y lo hago” (37, 11-14) 

.

Pensemos en los sepulcros, de todo tipo, en los que vivimos, aún habiendo vivido la experiencia de Pascua… ¡cuánto nos cuesta salir de nuestros sepulcros!

.

  • Los que contienen la savia espiritual y las experiencias que en otro momento nos dieron vida y hemos ido dejando morir.
  • Aquellos sepulcros en los que yacen las relaciones humanas que no hemos cuidado.
  • El pequeño nicho que contiene las urnas con nuestros pensamientos anquilosados, que atufan y los miedos de todo tipo.
  • El sepulcro que contiene las máscaras y las medallas que nos ponemos, cuando no somos capaces de reconocer nuestra pobreza y desnudez.

.

Podríamos hundirnos al tomar conciencia de tantas formas de muerte, dentro y fuera de nosotros, cerca y lejos.

.

Pero la Palabra se hace presente en nuestra realidad y nos recuerda: “Os infundiré mi espíritu y reviviréis; os colocaré en vuestro suelo y sabréis que yo, el Señor, lo digo y lo hago”. 

.

Sabemos que es verdad, porque lo hemos experimentado muchas veces.

.

  • Hemos recibido ánimo cuando estábamos des-animados.
  • Se ha reavivado el rescoldo cuando parecía que nuestro fuego interior se apagaba y podía morir el amor primero.
  • A pesar del agotamiento, hemos encontrado fuerzas, para seguir trabajando en la pasión del mundo.
  • Cuando estábamos desolados (sin suelo) y parecía que andábamos sobre arenas movedizas y cañadas oscuras,  hemos experimentado que Alguien nos recolocaba de nuevo en suelo firme.
  • Hemos visto cómo brotaban tallos verdes, llenos de vida, a través de las fisuras de nuestras tumbas y abrían una rendija cada vez mayor, por donde la Vida se iba abriendo paso.

.

La Palabra nos invita a recordar y reavivar ese don recibido tantas veces.  A vivir este tiempo Pascual como invitación entusiasta para salir de nuestras “muertes”.

.

Llegará Pentecostés, con sus dones, pero ahora vivimos ya un anticipo al reconocer las experiencias de muerte y descubrir la vida que se abre paso en medio de ellas. Y el esfuerzo no recae sobre nuestras espaldas solamente, ni requiere que tengamos una fuerza de titanes. Es un DON. Nos invitan gratuitamente a revivir, a dejarnos re-colocar. No es un farol.

.

El Señor lo dice y lo hace. Si le dejamos hacer, todo irá bien. FELIZ PASCUA DE LA VIDA!

.

.

Marifé Ramos